Medicina Energética y Otras Yerbas

Revista sobre salud, cuerpo, energía, sociedad y hasta orgonomía…


Deja un comentario

Indignación: reducen la pena a un violador de menores por considerar al nene homosexual

PERIODISMO SUR-REALISTA

“La realidad vista desde acá, un poco al costado, a partir de las noticias de los diarios. (Por un corresponsal en la frontera)”

Los jueces Piombo y Sal Llargués de la Cámara de Casación bonaerense dijeron que el niño de 6 años “estaba habituado a que lo abusen”. Hay precedentes de una decisión similar y un pedido de juicio político.
Domingo 17 de Mayo de 2015 | 11:15 / VERGÜENZA. Redujeron la pena de 6 años a 3 años y dos meses.
La Cámara de Casación bonaerense le redujo la pena a un violador de menores porque consideró que la víctima, de 6 años, “es gay”. Según publicó el diario Perfil, los jueces Horacio Piombo y Ramón Sal Largués decidieron bajar la sanción a Mario Tolosa, de 6 años a 3 años y dos meses. El tribunal mencionó que el nene tenía “una orientación sexual homosexual y estaba habituado a que lo abusen“. Ante la resolución judicial, la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) expresó su “estupor”.
Esteban Paulón, Presidente de la FALGBT, expresó en un comunicado: “Pretender que una supuesta orientación sexual de la víctima de un abuso es un atenuante al momento de juzgar un caso de este tipo es desconocer la Convención de los Derechos del Niño y la ley de Protección Integral a la infancia; al tiempo que proyecta un mensaje discriminatorio y estigmatizante que vincula el abuso sexual con la orientación sexual de las personas, que son dos aspectos que no tienen ninguna relación.”
Mario Tolosa era vicepresidente del Club Florida, donde abusó del nene en 2010 en Vicente López.  Ante la denuncia de la abuela, la Justicia lo condenó a 6 años por “abuso sexual con acceso carnal”, pero la Cámara de Casación le redujo la pena. “Estaba acostumbrado a tener sexo. Es gay, ya tiene su sexualidad definida. El abuso pasó pero no fue tan ultrajante”, aseguró el Tribunal.
Los camaristas ya le habían reducido la condena a un pastor evangélico acusado de violación de menores. Esto derivó en un pedido de juicio político en 2011, pero no prosperó. En ese entonces, los jueces habían argumentado que las víctimas “viven en comunidades en las que el nivel social acepta relaciones a edades muy bajas”.

http://tn.com.ar/policiales/indignacion-reducen-la-pena-a-un-violador-de-menores-por-considerar-al-nene-homosexual_591226

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Sana indignación entre los amigos de los camaristas denunciados: “No sé adónde vamos a parar, si resulta que ahora los putos van a decirnos qué hay que hacer y qué no hay que hacer, especialmente esto último”, manifestó el Dr. Troncoso, abogado de los jueces cuestionados y sentado al lado del sonriente pastor evangélico que zafó antes, gracias a los mismos jueces.

Mientras acariciaba dulcemente la cabecita de un niño que pasó vendiendo flores y le daba su celular musitando algo al oído del pequeño, se explayó un poco más ante este reportero: “Tolosa es un tipo bárbaro, insospechable de maltrato. Y todos sabemos que el nene es un putito de lo peor, que anda de cama en cama, de baño en baño. ¿Qué culpa tiene Tolosa de que el pendejo sea tan putazo? Nació así y listo. Ni siquiera merecía los tres años que le dieron. Los jueces lo convencieron de que aceptara la pena porque seguro que sale rápido, máximo en tres meses. Y también porque hay una fuerte campaña difamatoria contra estos hechos naturales y ahora parece que las actitudes verdaderamente varoniles no están bien vistas, no están de moda”.

“Contradecir a las fuerzas naturales tiene un alto costo que pagaremos con la pérdida de la paz social”, dice.  “¿O acaso está mal tirarse a la mucama amenazándola con despedirla si no quiere? Estamos llegando al colmo de la degradación, ya no se respetan los valores tradicionales ni las sagradas instituciones. La degeneración humana no tiene límites”, proclama. La entrevista se empieza a poner cada vez más peligrosa: el tipo está furioso y habla cada vez más fuerte, al tiempo que un hilo de baba se le escurre por la comisura izquierda.

“Ustedes se darán cuenta quienes son los que nos impugnan”, sigue. “¡Nada más y nada menos que una manga de trolos y trolas!”, grita cada vez más desaforado. “Si ni los padres del pibe le dan importancia a la cuestión, de tan acostumbrados que están. A la maldita abuela del putito se le ocurrió denunciar a Tolosa. Lo único que no entiendo es porque fue tan boludo como para dejar pruebas y permitir que lo agarraran con las manos en la masa. Debía estar muy caliente pero no lo culpo, los hombres de verdad somos así. Y como dicen mis defendidos, su conducta no fue tan ultrajante porque sentó al pendejo en el bidet y hasta le alcanzó papel higiénico” agrega, mientras hace un chasquido con la mano derecha y rápidamente aparecen cuatro grandotes de cabeza rapada.

Entonces saludo con la cabeza y me voy rápido, mientras el abogado me pregunta dónde se publica y que quiere ver las pruebas porque si no me demanda o me manda a los grandotes, según le parezca lo que se me ocurra publicar.

                                      El Corresponsal en la Frontera

 

Anuncios