Medicina Energética y Otras Yerbas

Revista sobre salud, cuerpo, energía, sociedad y hasta orgonomía…


Deja un comentario

Permitir el movimiento vital a través de trabajos preventivos

La prevención es uno de los temas que cruza trasversalmente la obra de Wilhelm Reich. Gracias a la luminosa idea de integrar diversos aspectos del ser humano, Reich desde un principio incorporó lo social al análisis de las neurosis humanas.

“Lo vivo” es aquello que pulsa, que tiene energía, calor, vibración, movimiento, que nos empuja a buscar más vitalidad y continuidad.  Es lo que hay en común entre todos los seres vivos.

Lo que impide que la vida se desarrolle en toda su potencialidad es la parálisis provocada por lo social (a través del sistema represivo en la educación de los niños desde bebés), que termina por construir en el ser una segunda naturaleza, menos flexible y con una coraza que lo protege de ser aniquilado por las amenazas externas (familiares y sociales). A veces la formación de esa segunda naturaleza es tan fuerte que nos hace creer que ésta es la única forma posible de existir en el mundo pues, como diría Reich, el ser humano ha perdido su flexibilidad y disminuido su capacidad de pulsación energética.

La prevención en Reich empieza cuando osa hablar de los matrimonios compulsivos, la infancia y formas de crianza neuróticas, la represión de la satisfacción sexual en la infancia y adolescencia, las orientaciones sexuales en las parejas y en los adolescentes; es decir, una especie de “sexoeducación”.  Cosas tan sencillas y comunes actualmente, pero que en aquella época, provocaban gran desafío. Hablar del placer en la relación sexual, la programación de la llegada de los hijos, el aborto etc. era meterse en la “cama del proletario”. Y meterse en la cama de otro cuando no fuiste invitado no es fácil.

Sin embargo actualmente en algunos sectores sociales y frente a algunas personas y situaciones, todavía son delicados estos temas. Sólo basta recordar de la polémica que puede existir frente al aborto, divorcios, reconocer formas naturales de parir, decidir amamantar más allá del primer año de vida,  y que la teta de una madre que amamanta todavía causa incomodidades, al punto tal de que fotos publicadas en redes sociales sean denunciadas como pornografía.

CIMG2268

Pero en Reich el tema de la prevención se fue ampliando y madurando más a partir del desarrollo de la teoría de la unidad psicosomática, de su mirada sobre el desarrollo funcional, del descubrimiento del orgón y su relación con la vida desde un principio y, principalmente, con la teoría de la autorregulación de la vida en los bebés y niños. Una autorregulación que permita la continuidad de la pulsación natural de los seres recién nacidos.

Su amistad con Neill,  un pedagogo responsable por la formación en la Escuela de Summerhill, que hablaba de la posibilidad de autogobierno, fue una fuente importante de inspiración y construcción de su teoría de la autorregulación.

En la década del 40, ya dentro de la orgonomía, muchos trabajos se desarrollan en la perspectiva preventiva. Reich coordinaba junto a Chester Raphael y Michel Silvert  el Centro de Orgonomía Infantil (OIRC), con el objetivo de estudiar el niño sano, así como dedicarse al cuidado prenatal de la madre embarazada, supervisión del parto y de los primeros años de vida del recién nacido, buscando la prevención del acorazamiento durante los 6 primeros años de vida y acompañando los casos hasta la pubertad (Con acompañamiento emocional y energético, también a través del uso de acumuladores de orgón). En el Centro era importante la idea de prepararse para un trabajo que demandaba de los profesionales implicados mucho tiempo, paciencia y perseverancia durante años.

Quizás en todo trabajo de carácter preventivo sea fundamental la paciencia, pues los resultados no son inmediatos y muchas veces llegan a contramano del pensamiento rápido que se ha impuesto en la actualidad. Es plantar una semilla que va a nacer en otra generación.

También deben mencionarse los aportes de Eva Reich, quien ha dedicado parte de su vida a hacer trabajos preventivos con mujeres embarazadas y acompañando partos, desarrollando una metodología de trabajo basada en la “bioenergética suave”.

Ella ha contribuido en la prevención de psicopatologías, basándose en la idea que los niños no tienen naturalmente bloqueos neuromusculares (corazas); y que más bien lo que ocurre es que están en manos de adultos, estos sí, acorazados. Su trabajo preventivo se orienta a permitir que el niño pueda crecer sin corazas rígidas y mantenga intacta su energía vital, y una capacidad de mayor pulsación energética y emocional. Eva Reich agrega que la prevención es una humanización del ser humano a partir de su concepción. Preconizada como su “regla áurea”, Eva Reich la definió así: “No inflijas a los niños los daños que te fueron infligidos a ti. No los pases a la generación siguiente inconscientemente o a sabiendas. En vez de ello puedes interrumpir la cadena de la transmisión que se remonta a miles de años, incluso si tú mismo te ves involucrado y sufres por ello. Ésta es la gran esperanza” (Reich, Eva, 1999).

Dentro de esa misma lógica de mirada preventiva,  la denominación del “período crítico biofísico” se hizo  muy fundamental para entender mejor la importancia de trabajar desde temprano para promover la salud. En ese período, todo lo que ocurre en el nuevo ser -en el bebé- repercute en su vida bio-física, un momento que va desde la vida intrauterina y que perdura durante el primer año de vida extrauterina. Es el yo ubicado eminentemente en el cuerpo.  Antes del hablar y el pensar y antes de la construcción de la vida psíquica el yo ya existe en los músculos, piel, huesos, sensaciones, paladar, olfato, visión, audición. Es el momento donde más vitalidad hay en el organismo y menos defensas; donde el movimiento de la vida palpita.

En ese ser que es pura sensación y que lo vital está en pleno movimiento, la madre es su mayor defensora y garantizadora de sus necesidades, para así completar su desarrollo emocional, neurológico y de maduración de algunos órganos y del sistema motor. Después de una maduración del sistema biofísico, viene la formación de la psique humana con sus funciones de conciencia y razonamiento que son facilitadas por el lenguaje, permitiendo la integración funcional entre el yo biológico y el yo psíquico.

Al hablar de autorregulación se quiere hablar del respeto a lo vivo, al organismo humano que nace con necesidades que deben ser satisfechas para garantizar el funcionamiento orgánico.

Actualmente la parte preventiva, profiláctica u orientadora,  acerca del principio de la vida es una importante forma de intervención para favorecer la llegada de las nuevas generaciones, promoviendo nuevas y más herramientas de contacto con sus organismos,  permitiendo una  vida más plena, con menos corazas rígidas limitadoras de su expresión vital.

embarazada dibujo

Acompañamiento a  embarazadas y familias en grupos de crianza y orientación sobre la energía sexual de los niños y niñas son formas prácticas para conectar el vasto pensamiento reichiano con la vida social, así como el combate a una forma de vida acorazada. Un acompañamiento que explica y confía en los procesos naturales de embarazo y parto, que busca prevenir posibles dificultades de la familia en función de sus historias y garantizar el apego entre madre y bebé. Que cuida al continuum de la maduración y ayuda a las familias a superar las dificultades que puedan ir surgiendo en cualquier momento alrededor del nacimiento, compensando esas trabas y restableciendo el movimiento de la vida (pulsación).

………………………….

Continuamos creyendo que para paliar la neurosis y facilitar la autorregulación se debe hacer una profilaxis, tratando de incentivar una reforma sexual, dando espacio primordial a la función del orgasmo, reguladora de la energía vital. Sin dudas esto implica un cuestionamiento en profundidad a la cultura en qué vivimos.

La educación es una clave del cambio para la sociedad doliente. Una tarea ardua pues la generación que educa y forma está acorazada. Y el organismo acorazado no tolera la libertad, la vida, el contacto, el pensamiento y la educación libres, los partos libres, las formas de crianza libres. Por más endurecidos que estemos, hemos de confiar en que ése pájaro llamado libertad nos puede llevar a lugares vitales más sanos.

Esta es una tarea que requiere mucho contacto consigo mismo, pues estamos combatiendo nuestros propios acorazamientos: los pequeños y mezquinos hombres y mujeres que habitan en nosotros son lugares alimentados por el miedo. Miedo que, por lo demás, todos los días nos satura, llenándonos ojos y oídos desde los medios de comunicación y hasta desde nuestro entorno más querido.

Una tarea de hormiga, a veces ingrata, pero que si podemos lograr va a permitir a las nuevas generaciones mayores posibilidades de contacto y energía vital. Menos miedo y acorazamiento y más satisfacción, respeto y verdad en sus relaciones personales. Sentimos la responsabilidad de potenciar estos cambios.

El cambio que queremos para nuestra sociedad consiste en recuperar el lado sano, confiar en lo vivo y en la potencia (dejar de enfatizar el poder).

Recuperar la humanidad en la propia Humanidad.

Bienvenidos sean entonces los que vengan en esa dirección….

Munich Vieira Santana

Anuncios