Medicina Energética y Otras Yerbas

Revista sobre salud, cuerpo, energía, sociedad y hasta orgonomía…

UNAS REFLEXIONES SOBRE LAS CRISIS SOMÁTICAS

Deja un comentario

MEDICINA ENERGÉTICA

Por Manuel Redón Blanch

Voy a circunscribirme en este momento al valor de las crisis somáticas. Con mucha frecuencia el paciente con patologías somáticas, consulta en momentos de crisis, de descompensación. Es por ello que quiero dedicar unas palabras al sentido de las crisis somáticas desde el funcionalismo orgonómico.  Comprender a fondo el sentido de las crisis y de los síntomas que se les asocian, es imprescindible para poder profundizar en los elementos psicológicos particulares de cada caso.

Entiendo por crisis (en sentido general) un momento temporal en el que los mecanismos de equilibrio dinámico de un organismo vivo se ven zarandeados por circunstancias internas o externas, que lo hacen poco funcional para seguir manteniendo el mismo registro que hasta ese instante era adecuado. Pero esta es una aproximación desde lo que fracasa, desde el pasado que ya no sirve, y también desde la vivencia de lo desagradable que comporta la pérdida. Pero también es cierto que podemos ver la crisis desde otro ángulo de visión más orientado hacia el futuro, desde la evidencia de ser un momento en que las potentes fuerzas adaptativas de la vida, tienen que emplearse a fondo e intentar construir un nuevo equilibrio que sea más funcional para encarar la nueva realidad. Es pues también, un momento de esperanza.

Ya hemos visto como la coraza se estructura a partir de la necesidad de la persona de defenderse de las agresiones  y frustraciones que recibe del medio que le rodea. Pero cuando la función defensiva (homeostática) de la coraza se agota (por lo que de impedimento a la libre circulación energética supone) o se desborda (por la confluencia de circunstancias estresantes externas y/o internas), aparece la patología representada por las configuraciones sintomáticas, las crisis. En este sentido y realizando una lectura bajo las claves del funcionalismo orgonómico resulta muy interesante retomar el valor de “señal” que tiene el síntoma. Señal de que algo ha sucedido en el organismo, que hace ineficaz el anterior equilibrio y que se convierte en un intento por encontrar una nueva base de funcionamiento. Así mismo, en cuanto que el síntoma se convierte en una forma de expresión de este fracaso, esta “hablando” y supone una vía para la toma de conciencia de su significado. Estamos hablando de los síntomas, de las crisis como momentos en los que la dinámica defensiva de la coraza caracteromuscular se ve sobrepasada, y es cierto, los “demonios” del estrato secundario descrito por Reich, están más a flor de piel. Las inseguridades, los anclajes infantiles, las emociones más perturbadoras, las fuerzas destructivas, las descompensaciones somáticas, etc., emergen, se hacen visibles, y nos incomodan. El carácter, tan egosintónico él, por una parte, y los bloqueos somáticos, tan automáticos y sibilinos ellos, se transforman en vivencias de las que no se puede escapar. Se han convertido en síntomas que dificultan, y a veces impiden completamente, el desarrollo “normal” de la vida acorazada. Pero al mismo tiempo, estamos más cerca del núcleo vital, del yo, y desde ahí, si somos capaces, solos o con ayuda, de reflotar la nave desde el contacto con lo auténtico, habrá servido para algo el sufrimiento. Podemos decir que la crisis es un intento de “hacer limpio”, pero para ello también tenemos que manejarnos con la basura.

La crisis supone una brecha en la coraza, en el fondo: un intento por superarla, y por último: una forma de evolucionar. ¿Cómo acontecerían en el caso de no existir una coraza rígida? No lo sabemos, aunque podemos intuir, a través del seguimiento de niñas y niños que han tenido un desarrollo madurativo respetuoso con los principios de la autorregulación infantil, que estas crisis son poco peligrosas, menos dañinas, agudas en sus manifestaciones, con recuperaciones rápidas y sin secuelas. Centrándonos en lo somático vemos como el largo proceso de maduración infantil está plagado de crisis, que podemos denominar “evolutivas”: diarreas adaptativas ante la incorporación de nuevos alimentos, amigdalitis explosivas que se siguen de un aumento de talla, infecciones virales que cursan con rapidez y nos sorprenden con un claro salto madurativo posterior,  alergias pasajeras en momentos de maduración del sistema inmunológico, etc. En otro orden de cosas, también observamos crisis somáticas, que podemos considerar “resolutivas”, en el curso de procesos terapéuticos profundos, cuando se acerca la disolución de un bloqueo. Veamos algunos ejemplos:

  • Un paciente fue refiriendo las siguientes somatizaciones a lo largo de su

proceso terapéutico y en función de los segmentos que se iban desbloqueando: Aparece insomnio con despertar temprano, asociado a sensaciones corporales de espasmo muscular y desasosiego que le obligan a levantarse y hacer flexiones para poder volver a dormirse, durante gran parte del tiempo en que estuvo trabajando los ojos. Crisis de amigdalitis agudas con el trabajo del segmento oral y en un momento en el que se le estaban cuestionando sus resistencias a conectar con la emoción haciendo un uso excesivo de la palabra. Posteriormente se desencadeno un herpes zoster cervical con el trabajo del segmento cervical coincidiendo con sus dificultades para el abandono a sentir y no racionalizar. Por último tuvo fuertes sensaciones perceptivas abdominales y pélvicas a partir de una gripe intestinal que aconteció con el abordaje de la pelvis y que condujo a una mayor vivencia placentera de la genitalidad con su pareja y a la disolución de gran parte de sus dudas sobre la relación.

  • Otro paciente, muy autosuficiente pero con un fuerte componente de

dependencia, “resolvió” su necesidad de vinculación, durante el desbloqueo de los segmentos cervical y torácico, al desarrollar un aparatoso herpes zoster torácico que lo “animó” a reconocer su necesidad de ayuda más allá de la rigidez de las sesiones establecidas, llamando fuera de las horas de sesión para tranquilizarse. Algo parecido le ocurrió en el momento diafragmático y pélvico, al desarrollar una fístula anal.

Evidentemente en estos dos ejemplos el componente caracterial histérico era bien importante, y de ahí la propensión a la expresión somática. En otros tipos de carácter esta tendencia está más limitada. Vemos pues como en el curso de los procesos terapéuticos, son frecuentes los momentos en los que la aparición de somatizaciones está señalando la resolución en el nivel de bloqueo de algún segmento, con la aparición de nuevas dinámicas energéticas, disolución y excreción del Dor acumulado y quiebra de defensas caracteriales.

Por otra parte hay crisis somáticas que son profundamente “regresivas”. Son las que responden a los presupuestos de las aportaciones de P. Marty y la Escuela Psicosomática de París:

Las afecciones que provienen de fijaciones somáticas se hallan regidas por cuatro reglas:

-Son desencadenadas por traumatismos afectivos que desorganizan transitoriamente el aparato mental dando lugar a una regresión psíquica, que precede o acompaña a la regresión somática.

-No son desorganizaciones evolutivas. Son reversibles y cursan con crisis

periódicas. Estas patologías aspiran a poner fin a procesos desorganizativos y pueden resolverse sin apoyo exterior.

-Suelen aparecer con regularidad, es decir suelen ser habituales en los

sujetos y su comienzo puede ubicarse en distintas edades: Durante la temprana infancia como asma y eczemas, durante la niñez como ciertas manifestaciones digestivas y durante la adolescencia y edad adulta ciertas cefaleas y migrañas.

-Su sintomatología es generalmente limitada y se expresa en forma de hipo

o hiperfuncionamientos de sistemas funcionales aislados. Sin embargo, los síntomas patológicos a los que dan lugar afectan a la economía general de estos individuos.

Señalan como ejemplo de regresiones mentales, las neurosis mentales constituidas y estables – demasiado estables, añaden -, como las neurosis de angustia, fóbica, obsesiva, etc., y las psicosis organizadas. En el nivel somático citan: las raquialgias, colopatías, manifestaciones alérgicas como el asma y los eczemas, la hipertensión arterial esencial, úlcera gastroduodenal, cefaleas y jaquecas

Por el contrario también puede darse una situación diferente cuando la crisis ocurre sin suficientes anclajes que soporten la expansión nuclear. Estamos entonces frente a crisis “involutivas”, a veces iatrogénicas, fruto de desestabilizaciones precoces o demasiado intensas de biosistemas con pocas defensas, con escasa contención. Es lo que la psicosomatología francesa denomina desorganizaciones progresivas en donde al no existir elementos psíquicos y/o somáticos que fijen y contengan la crisis, esta se instala en un movimiento contraevolutivo permanente que puede llevar a la desaparición del sistema como unidad compleja y jerarquizada. Estos mismos autores también advierten que “cualquiera de las afecciones regresivas, y por lo tanto resistentes a priori, un día pueden ceder en su resistencia. En ese momento corren el riesgo de transformarse en el punto de partida de una desorganización progresiva o de presentarse como un episodio de esta”.  Es decir, el peso, la duración, o la repetición de traumatismos pueden llegar a impedir la superación de estas regresiones y favorecer, por tanto, la prosecución de la desorganización a la que, durante un tiempo, habían puesto fin. No olvidemos el poder desorganizador que a menudo tienen las intervenciones médicas que se limitan a la mera supresión de los síntomas, sin tener en cuenta el terreno global de la persona. Con demasiada frecuencia vemos como los tratamientos convencionales ocasionan la aparición de nuevos desequilibrios, que con el tiempo, terminan por desencadenar trastornos más profundos.

Una aproximación bioenergética: En terminología de la física cuántica podemos considerar estos procesos de crisis como intentos de supresión de la antigua información, a través de los fenómenos energéticos que suceden en estas explosiones del núcleo. Momentos en los que la hiperactivación casi generalizada de todos los sistemas se impone a la información anterior, abriendo vías de eliminación y permitiendo una especie de “punto de inflexión”, para después volver a un funcionamiento basal  más integrado y coordinado. El símil podría ser el de una fuerte elevación vibracional que pondría a todos los subsistemas bajo el mando de la hiperactivación, borraría elementos disonantes sometiendo los funcionamientos individuales a la jerarquía de la expansión nuclear, para después ir retomando los parámetros vibracionales propios de cada subsistema. El núcleo, en su emergencia, realiza un barrido de la información y de los mecanismos automáticos asentados en la coraza, se libera de ellos y permite, bien una “reconstrucción” si la estructura bioenergética lo permite, o por lo contrario la herida permanece abierta y la sangría energética pone en riesgo la vida.

Según estos presupuestos la forma de nuestra intervención estará primeramente orientada por el respeto. Respeto funcional según el tipo de crisis frente al que nos encontremos:

-Crisis evolutivas y resolutivas: mantener una posición de contención y ayuda para que no se desborde la reacción. Es decir limitarse a conducir los esfuerzos adaptativos para que no sean excesivos en sus manifestaciones agudas y puedan agotar las fuerzas del biosistema.

-Crisis regresivas: fortalecer el biosistema, favorecer la “desomatización” y el paso del conflicto a la esfera mental, para evitar la progresión a la desorganización progresiva.

-Crisis involutivas: Hacer regresar, enlentecer o detener el avance desorganizador descontrolado. Según cada proceso y el momento en que intervengamos, dependerá el pronóstico.

 

Manuel Redón

 Médico. Psicoterapeuta especializado en Psicosomática

Medicina Biorreguladora

Orgonterapeuta

 

 

Anuncios

Autor: medicinaenergeticayotrasyerbas

Revista sobre Salud, medicina energética, psicoterapias, critica social, prevención y profilaxis desde una perspectiva de la orgonomia desarrolla por Wilhelm Reich.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s