Medicina Energética y Otras Yerbas

Revista sobre salud, cuerpo, energía, sociedad y hasta orgonomía…


Deja un comentario

El Empacho

OTRAS YERBAS

por Carlos Inza

¿Qué es, cómo se cura?

 

Te juro que no te van a alcanzar todos los master y doctorados en pediatría que tengas para entender o, simplemente, aceptar la cuestión del empacho si no viniste al mundo dotado de la cantidad suficiente de sensibilidad médica. Pero hay reemplazos, por ejemplo: hacer o haber hecho medicina rural.

Entonces vas a aprender rápido que, si de verdad te interesa el paciente (habitualmente “el pacientito”), lo mejor que podrías hacer es derivarlo a la señora de la vuelta, que esa sí que sabe cómo curar el empacho. No es conocimiento teórico: me tocó aprenderlo cuando fui médico rural.

También tuve que aprender, con la misma rapidez, que cuando uno no sabe de qué se trata una cosa que no figura en los libros, el camino más corto hacia la ignorancia definitiva consiste en negarlo nada más que porque uno no lo conoce o no lo entiende.

Por ejemplo, el Dr. Carlos Carabajal  no lo entiende, y entonces se permite decir que:

“Se trata de un conjunto de enfermedades banales o autolimitadas, que tienen un proceso de entre dos o tres días y luego pasan. Por lo tanto, para cuando terminan las sesiones de la “cura del empacho”, el niño ya se encuentra mejor”.

O sea: se curó solo porque no estaba enfermo, no tenía “nada”. (Nada que pueda entender, el que eso dice). Pero no es verdad: es muy claro que los chicos o adultos empachados tienen “algo”. Ese algo se traduce por síntomas predominantemente digestivos: dolores abdominales, náuseas, vómitos, diarrea, dolor de cabeza, inapetencia, palidez y la “lengua blanca”. Pero también angustia y un notorio malestar general. Podría entrar en algo vagamente definible como “dispepsia nerviosa”, para arrimar el bochín a los libros.

Tampoco es cierto que sea tan “banal” o se cure solo: la mayoría de las veces la situación persiste y no cura con medicamentos estándar. Entonces entra en acción la medicina popular por medio de la curandera. Ella entiende muy bien que la causa principal no son los alimentos, sino la alteración emocional como manifestación de que “algo” está pasando en el ambiente donde se vive y no es fácil adaptarse y seguir adelante.

¿La cura? Habitualmente “tirando el cuerito”. O sea: “despegando” la piel de la espalda cerca de la columna, donde suele encontrarse fuertemente adherida. Muchos lo hemos visto cantidad de veces y podemos dar fe de su eficacia. Es más: para un acupunturista no tiene nada de raro porque esas habilidosas señoras (nunca conocí a un hombre que cure el empacho) actúan sobre puntos de acupuntura relacionados con el área digestiva. Hasta ahí todo bien, porque la explicación aclara cualquier brote de escepticismo, al menos para quienes nos dedicamos a la acupuntura. ¿Pero cómo explicar cuando se elige el otro método, el de “medir el empacho”, y también funciona?

“Para “medir” la importancia del empacho se utiliza una cinta, o una “piola” con la cual se miden tres codos (literalmente la extensión entre la mano y el codo de la persona “sanadora”) desde la punta de la cinta y se dobla en donde están los tres codos. Después se coloca la punta doblada en la boca del estómago y se vuelve a medir los tres codos. Este procedimiento se repite tres veces, hasta que no haya diferencias. La cinta se acorta cuando el paciente está “empachado”. Luego de cada una de las mediciones se señala con la mano una cruz en la boca del estómago del “empachado” o la “empachada”. Este ritual se repite hasta tres días, dependiendo de la gravedad medida del empacho. Hay personas que sólo necesitan una sola curación.”

¡Ahí sí que se queman los libros y uno debe reconocer su ignorancia!

Es un brillante ejercicio de humildad para los médicos. Enseña que hay demasiadas cosas que no sabemos ni entendemos, la mayoría de ellas simples, elementales. Y, si es que uno sabe “escuchar y leer”, es un recordatorio de que lo importante de cualquier actividad sanadora es que funcione.

Es la simple verdad de la medicina: lo que funciona es cierto, verdadero. El que uno no lo entienda solo habla de su propia ignorancia, nada más. Aludir a que “no existe” porque no está en los libros que estudiaste, o salir del paso con una sonrisita nerviosa y una frase descalificadora, solo denuncia ignorancia y autoritarismo. De manera que el médico que reacciona en ese estilo tiene más de un problema, seguramente. Y en el caso del empacho, las curanderas corren con ventaja porque logran entender el problema que causa los síntomas con mayor profundidad que un mecánico disfrazado de médico.

Se puede intentar una maniobra terapéutica, antes de ubicar a la famosa señora que sabe “tirar el cuerito” o utiliza el enigmático método de “la medición”: frotar los pulgares a ambos lados de la columna, a unos dos centímetros y desde la altura de las escápulas hasta el comienzo de las nalgas hasta que la piel quede roja o rosada.

Pero si esto no funciona y cuando los síntomas del empacho se presenten, a cualquier edad, no lo duden: vayan a ver a una curandera y listo. Y después me cuentan con quién, porque en el campo es fácil encontrarlas, pero en la mega-urbe son clandestinas.

Anuncios