Medicina Energética y Otras Yerbas

Revista sobre salud, cuerpo, energía, sociedad y hasta orgonomía…


Deja un comentario

Preparado de Aloe vera

Según la versión de fray Romano Zago

Tiene propiedades de regenerador celular y se utiliza tanto en personas sanas como en enfermos de cáncer y otras afecciones graves, aunque en distinta cantidad.

  • Para una depuración: tomar dos cucharadas soperas por día durante 10 días (antes del desayuno y cena), descansar 10 días y repetir durante otros 10 días. Puede hacerse en todos los cambios estacionales o, en el caso de enfermedades no tan graves, continuar con este mismo esquema por más tiempo.
  • En caso de enfermedad grave: tres cucharadas diarias: una en ayunas, otra antes de almuerzo y cena. Durante 30 días. Y realizar nuevos estudios médicos.

Fórmula de Fray Romano Zago

Ingredientes para el tratamiento de enfermedades:

350/400 gramos de hojas de Aloe vera  (dos hojas grandes o tres medianas)

–Medio kilo o un litro de miel pura de abejas

40-50 ml (unas 6 cucharadas) de destilado (aguardiente, coñac, whisky, etc., que se usa como vasodilatador)

Ingredientes para depuración: la mitad de los anteriores.

 

Preparación:

Se eliminan las espinas de los bordes de las hojas y el polvo depositado en ellas, utilizando un trapo seco o una esponja. Después se cortan en trozos las hojas (sin quitar la corteza) y se meten en la licuadora junto a la miel y al destilado elegido. Se bate bien y el preparado está listo para su consumo. No hay que filtrarlo, ni cocerlo, sino sólo conservarlo con cuidado en el refrigerador dentro de un envase oscuro, bien cerrado.

 

Dosis para el tratamiento de enfermedades:
El Padre Zago recomienda la ingestión de una cucharada sopera quince o veinte minutos antes de cada una de las tres comidas principales. Se debe agitar bien el producto antes del uso. Una vez terminado el primer frasco, se recomienda someterse a una visita médica para comprobar el estado de la enfermedad. Según sea el parecer del facultativo, después de una pausa de varios días, se puede repetir el ciclo del tratamiento, hasta que el paciente sea considerado fuera de peligro.
Debe utilizarse una planta madura de aloe, es decir de al menos cuatro años, y es importante que la miel sea también de óptima calidad y sobre todo natural, precisamente a causa de su carácter de “portadora” de las sustancias benéficas contenidas en el aloe.

La persona que toma la bebida a base de aloe puede experimentar erupciones cutáneas o diarrea, y en los casos más acentuados, conatos de vómito. Pero ello indica que se va por el buen camino, y que los esfuerzos realizados comienzan a dar sus frutos.

Se desaconseja su uso a las embarazadas.

 Carlos Inza

Anuncios