Medicina Energética y Otras Yerbas

Revista sobre salud, cuerpo, energía, sociedad y hasta orgonomía…


Deja un comentario

UNAS REFLEXIONES SOBRE LAS CRISIS SOMÁTICAS

MEDICINA ENERGÉTICA

Por Manuel Redón Blanch

Voy a circunscribirme en este momento al valor de las crisis somáticas. Con mucha frecuencia el paciente con patologías somáticas, consulta en momentos de crisis, de descompensación. Es por ello que quiero dedicar unas palabras al sentido de las crisis somáticas desde el funcionalismo orgonómico.  Comprender a fondo el sentido de las crisis y de los síntomas que se les asocian, es imprescindible para poder profundizar en los elementos psicológicos particulares de cada caso.

Entiendo por crisis (en sentido general) un momento temporal en el que los mecanismos de equilibrio dinámico de un organismo vivo se ven zarandeados por circunstancias internas o externas, que lo hacen poco funcional para seguir manteniendo el mismo registro que hasta ese instante era adecuado. Pero esta es una aproximación desde lo que fracasa, desde el pasado que ya no sirve, y también desde la vivencia de lo desagradable que comporta la pérdida. Pero también es cierto que podemos ver la crisis desde otro ángulo de visión más orientado hacia el futuro, desde la evidencia de ser un momento en que las potentes fuerzas adaptativas de la vida, tienen que emplearse a fondo e intentar construir un nuevo equilibrio que sea más funcional para encarar la nueva realidad. Es pues también, un momento de esperanza.

Ya hemos visto como la coraza se estructura a partir de la necesidad de la persona de defenderse de las agresiones  y frustraciones que recibe del medio que le rodea. Pero cuando la función defensiva (homeostática) de la coraza se agota (por lo que de impedimento a la libre circulación energética supone) o se desborda (por la confluencia de circunstancias estresantes externas y/o internas), aparece la patología representada por las configuraciones sintomáticas, las crisis. En este sentido y realizando una lectura bajo las claves del funcionalismo orgonómico resulta muy interesante retomar el valor de “señal” que tiene el síntoma. Señal de que algo ha sucedido en el organismo, que hace ineficaz el anterior equilibrio y que se convierte en un intento por encontrar una nueva base de funcionamiento. Así mismo, en cuanto que el síntoma se convierte en una forma de expresión de este fracaso, esta “hablando” y supone una vía para la toma de conciencia de su significado. Estamos hablando de los síntomas, de las crisis como momentos en los que la dinámica defensiva de la coraza caracteromuscular se ve sobrepasada, y es cierto, los “demonios” del estrato secundario descrito por Reich, están más a flor de piel. Las inseguridades, los anclajes infantiles, las emociones más perturbadoras, las fuerzas destructivas, las descompensaciones somáticas, etc., emergen, se hacen visibles, y nos incomodan. El carácter, tan egosintónico él, por una parte, y los bloqueos somáticos, tan automáticos y sibilinos ellos, se transforman en vivencias de las que no se puede escapar. Se han convertido en síntomas que dificultan, y a veces impiden completamente, el desarrollo “normal” de la vida acorazada. Pero al mismo tiempo, estamos más cerca del núcleo vital, del yo, y desde ahí, si somos capaces, solos o con ayuda, de reflotar la nave desde el contacto con lo auténtico, habrá servido para algo el sufrimiento. Podemos decir que la crisis es un intento de “hacer limpio”, pero para ello también tenemos que manejarnos con la basura.

La crisis supone una brecha en la coraza, en el fondo: un intento por superarla, y por último: una forma de evolucionar. ¿Cómo acontecerían en el caso de no existir una coraza rígida? No lo sabemos, aunque podemos intuir, a través del seguimiento de niñas y niños que han tenido un desarrollo madurativo respetuoso con los principios de la autorregulación infantil, que estas crisis son poco peligrosas, menos dañinas, agudas en sus manifestaciones, con recuperaciones rápidas y sin secuelas. Centrándonos en lo somático vemos como el largo proceso de maduración infantil está plagado de crisis, que podemos denominar “evolutivas”: diarreas adaptativas ante la incorporación de nuevos alimentos, amigdalitis explosivas que se siguen de un aumento de talla, infecciones virales que cursan con rapidez y nos sorprenden con un claro salto madurativo posterior,  alergias pasajeras en momentos de maduración del sistema inmunológico, etc. En otro orden de cosas, también observamos crisis somáticas, que podemos considerar “resolutivas”, en el curso de procesos terapéuticos profundos, cuando se acerca la disolución de un bloqueo. Veamos algunos ejemplos:

  • Un paciente fue refiriendo las siguientes somatizaciones a lo largo de su

proceso terapéutico y en función de los segmentos que se iban desbloqueando: Aparece insomnio con despertar temprano, asociado a sensaciones corporales de espasmo muscular y desasosiego que le obligan a levantarse y hacer flexiones para poder volver a dormirse, durante gran parte del tiempo en que estuvo trabajando los ojos. Crisis de amigdalitis agudas con el trabajo del segmento oral y en un momento en el que se le estaban cuestionando sus resistencias a conectar con la emoción haciendo un uso excesivo de la palabra. Posteriormente se desencadeno un herpes zoster cervical con el trabajo del segmento cervical coincidiendo con sus dificultades para el abandono a sentir y no racionalizar. Por último tuvo fuertes sensaciones perceptivas abdominales y pélvicas a partir de una gripe intestinal que aconteció con el abordaje de la pelvis y que condujo a una mayor vivencia placentera de la genitalidad con su pareja y a la disolución de gran parte de sus dudas sobre la relación.

  • Otro paciente, muy autosuficiente pero con un fuerte componente de

dependencia, “resolvió” su necesidad de vinculación, durante el desbloqueo de los segmentos cervical y torácico, al desarrollar un aparatoso herpes zoster torácico que lo “animó” a reconocer su necesidad de ayuda más allá de la rigidez de las sesiones establecidas, llamando fuera de las horas de sesión para tranquilizarse. Algo parecido le ocurrió en el momento diafragmático y pélvico, al desarrollar una fístula anal.

Evidentemente en estos dos ejemplos el componente caracterial histérico era bien importante, y de ahí la propensión a la expresión somática. En otros tipos de carácter esta tendencia está más limitada. Vemos pues como en el curso de los procesos terapéuticos, son frecuentes los momentos en los que la aparición de somatizaciones está señalando la resolución en el nivel de bloqueo de algún segmento, con la aparición de nuevas dinámicas energéticas, disolución y excreción del Dor acumulado y quiebra de defensas caracteriales.

Por otra parte hay crisis somáticas que son profundamente “regresivas”. Son las que responden a los presupuestos de las aportaciones de P. Marty y la Escuela Psicosomática de París:

Las afecciones que provienen de fijaciones somáticas se hallan regidas por cuatro reglas:

-Son desencadenadas por traumatismos afectivos que desorganizan transitoriamente el aparato mental dando lugar a una regresión psíquica, que precede o acompaña a la regresión somática.

-No son desorganizaciones evolutivas. Son reversibles y cursan con crisis

periódicas. Estas patologías aspiran a poner fin a procesos desorganizativos y pueden resolverse sin apoyo exterior.

-Suelen aparecer con regularidad, es decir suelen ser habituales en los

sujetos y su comienzo puede ubicarse en distintas edades: Durante la temprana infancia como asma y eczemas, durante la niñez como ciertas manifestaciones digestivas y durante la adolescencia y edad adulta ciertas cefaleas y migrañas.

-Su sintomatología es generalmente limitada y se expresa en forma de hipo

o hiperfuncionamientos de sistemas funcionales aislados. Sin embargo, los síntomas patológicos a los que dan lugar afectan a la economía general de estos individuos.

Señalan como ejemplo de regresiones mentales, las neurosis mentales constituidas y estables – demasiado estables, añaden -, como las neurosis de angustia, fóbica, obsesiva, etc., y las psicosis organizadas. En el nivel somático citan: las raquialgias, colopatías, manifestaciones alérgicas como el asma y los eczemas, la hipertensión arterial esencial, úlcera gastroduodenal, cefaleas y jaquecas

Por el contrario también puede darse una situación diferente cuando la crisis ocurre sin suficientes anclajes que soporten la expansión nuclear. Estamos entonces frente a crisis “involutivas”, a veces iatrogénicas, fruto de desestabilizaciones precoces o demasiado intensas de biosistemas con pocas defensas, con escasa contención. Es lo que la psicosomatología francesa denomina desorganizaciones progresivas en donde al no existir elementos psíquicos y/o somáticos que fijen y contengan la crisis, esta se instala en un movimiento contraevolutivo permanente que puede llevar a la desaparición del sistema como unidad compleja y jerarquizada. Estos mismos autores también advierten que “cualquiera de las afecciones regresivas, y por lo tanto resistentes a priori, un día pueden ceder en su resistencia. En ese momento corren el riesgo de transformarse en el punto de partida de una desorganización progresiva o de presentarse como un episodio de esta”.  Es decir, el peso, la duración, o la repetición de traumatismos pueden llegar a impedir la superación de estas regresiones y favorecer, por tanto, la prosecución de la desorganización a la que, durante un tiempo, habían puesto fin. No olvidemos el poder desorganizador que a menudo tienen las intervenciones médicas que se limitan a la mera supresión de los síntomas, sin tener en cuenta el terreno global de la persona. Con demasiada frecuencia vemos como los tratamientos convencionales ocasionan la aparición de nuevos desequilibrios, que con el tiempo, terminan por desencadenar trastornos más profundos.

Una aproximación bioenergética: En terminología de la física cuántica podemos considerar estos procesos de crisis como intentos de supresión de la antigua información, a través de los fenómenos energéticos que suceden en estas explosiones del núcleo. Momentos en los que la hiperactivación casi generalizada de todos los sistemas se impone a la información anterior, abriendo vías de eliminación y permitiendo una especie de “punto de inflexión”, para después volver a un funcionamiento basal  más integrado y coordinado. El símil podría ser el de una fuerte elevación vibracional que pondría a todos los subsistemas bajo el mando de la hiperactivación, borraría elementos disonantes sometiendo los funcionamientos individuales a la jerarquía de la expansión nuclear, para después ir retomando los parámetros vibracionales propios de cada subsistema. El núcleo, en su emergencia, realiza un barrido de la información y de los mecanismos automáticos asentados en la coraza, se libera de ellos y permite, bien una “reconstrucción” si la estructura bioenergética lo permite, o por lo contrario la herida permanece abierta y la sangría energética pone en riesgo la vida.

Según estos presupuestos la forma de nuestra intervención estará primeramente orientada por el respeto. Respeto funcional según el tipo de crisis frente al que nos encontremos:

-Crisis evolutivas y resolutivas: mantener una posición de contención y ayuda para que no se desborde la reacción. Es decir limitarse a conducir los esfuerzos adaptativos para que no sean excesivos en sus manifestaciones agudas y puedan agotar las fuerzas del biosistema.

-Crisis regresivas: fortalecer el biosistema, favorecer la “desomatización” y el paso del conflicto a la esfera mental, para evitar la progresión a la desorganización progresiva.

-Crisis involutivas: Hacer regresar, enlentecer o detener el avance desorganizador descontrolado. Según cada proceso y el momento en que intervengamos, dependerá el pronóstico.

 

Manuel Redón

 Médico. Psicoterapeuta especializado en Psicosomática

Medicina Biorreguladora

Orgonterapeuta

 

 

Anuncios


Deja un comentario

Acupuntura del Cielo II

MEDICINA ORGONÓMICA

Por Carlos Inza

El trabajo de regulación climática con los cloud-buster o rompe-nubes

Continuación de articulo publicado en el Número pasado

 

Lo visible dura un verano y luego se marchita,

pero aquello que le dio vida se oculta bajo la tierra y allí vive,

inmutable, bajo la superficie de los eternos cambios.

 Lo que se ve es la flor y ésta perece. El rizoma permanece.

Carl G. Jung

 

Tal vez el cloudbusting sea, también, un desafío para “el sentido común”. Pero no en el aspecto tipo: “la idea es demasiado loca para que sea cierta” o “hacen falta muchos cambios en el paradigma vigente para que pueda ser aceptada”. Sentido común aquí significa lo siguiente: si un método es capaz de “hacer llover” o, menos pretenciosamente, “coincidir con la aparición de lluvia” ocho veces de cada diez intentos, y todas ellas contra los pronósticos de cualquier servicio meteorológico, entonces “sentido común” parece esto: “es muy probable que sea un método acertado”. ¿Qué otra cosa puede querer decir “sentido común”, entonces? ¿Alguien puede explicarme qué otra cosa puede significar?

Y si alguien dice que en ciencia no existe nada parecido a “sentido común”, y que los teólogos de la razón se niegan a considerar seriamente el sentido de esa expresión, entonces habrá que revisar la validez de los supuestos que fundamentan esta ciencia en sí misma, porque de ser así se trataría de una actividad enfrentada con el instinto más claro y más preciado por los seres vivos: la supervivencia.

Las razones no son tan raras, tan difíciles de comprender: es medio una cuestión de poder (la ciencia real no es aséptica, depende de quiénes la financian) y medio un problema de patología gremial, porque los científicos reales de carne y hueso no son seres excepcionalmente sanos: están tan o más acorazados que el promedio de la sociedad. Son habitualmente incapaces de mirar la realidad sin prejuicios y desde su propia libertad de investigador (¡un requisito que sólo figura en pomposas declaraciones!), y están atados a infinidad de cláusulas y reglamentos sin cuya estricta observancia no pueden pertenecer al club que les da continencia y salario. Y en general se abstienen de opinar, de arriesgar una disidencia con sus jefes y patrones: la bibliografía que citan tiene que ser más importante que sus propias conclusiones porque de otra manera el trabajo “no es serio” y se transforma en inaceptable para los estatutos del club.

Sí: es otro caso de dependencia emocional, es la necesidad de sentirse amparado y protegido a cualquier precio. Es el contrato de Fausto otra vez, siempre y con tal de no correr el riesgo de vivir ejerciendo la propia libertad, ésa misma que te puede dejar irremisiblemente solo y en peligro. ¿Pueden ellos opinar, están en condiciones de emitir una opinión libre acerca de la energía orgón, de los acumuladores de energía y de los tubos enfilados al cielo? Otra vez la respuesta es no: no pueden, no están en condiciones de hacerlo. Y si no, miren las cosas que pasan en medicina con la utilización de métodos tradicionales consagrados por su eficacia pero negados, condenados y combatidos por la medicina “oficial”.

Tienen un buen ejemplo con “el empacho”, que infinidad de curadoras (no “curanderas”) con experiencia saben diagnosticar y tratar. Pero como no figura en la lista de las enfermedades oficialmente admitidas no existe y, por lo tanto, no se puede tratar. Estas actitudes son demasiado para la paciencia: ¡negar algo porque no lo entiendo es típico de idiotas! Medicina oficial significa lo que “hay que creer”: una cuestión de fe, un problema teológico. Así uno es reconocido, admitido en la lista de los tontos con registro, y eso rige para todos los integrantes de una sociedad incluidos sus científicos, los nuevos sacerdotes.

Vuelta a los tubos, otra vez.

Aquí no entender significa negar la existencia de la omnipresente energía orgón, también existente en la atmósfera terrestre. Si tal energía no existe, ¿cómo tomarse en serio un método que dice actuar sobre ella? ¿Cómo analizar una metodología que descansa en su capacidad para variar los potenciales de una energía inexistente?

Ahora bien: intentemos una mirada razonable, alejada de la locura mecanicista que sigue hegemonizando la práctica y el pensamiento científicos. Y de golpe me acuerdo de Florencio Escardó, un pediatra brillante que comenzó a ser marginado por sus colegas cuando se transformó en homeópata y utilizó su espacio en los medios (era Piolín de Macramé, un excelente escritor) para intentar una visión más profunda acerca de los sujetos de la pediatría: los niños. Él dijo,  sencillamente: “medicina de verdad es la que cura”.

Mirada razonable…

Cualquier “mirada razonable” corre el riesgo de aparecer asesinada en un zanjón. Por ejemplo: al doctor Hamer se le ocurrió una visión del cáncer increíblemente más certera, profunda y objetiva que la de la oncología oficial (no hace falta demasiado para lograrlo). Si las hipótesis de Hamer son correctas (y me parece que lo son), se termina el brillante negocio de la quimioterapia y la radioterapia como tratamientos “curativos” o paliativos. Por lo tanto Hamer es inhabilitado profesionalmente, perseguido judicialmente (hasta dónde sé está preso en Francia) y sufre cuatro atentados contra su vida: ¡argumentos de gran peso “científico” para contradecirlo! Conclusión: el poder, las empresas perjudicadas, las academias de medicina y la mafia son una sola cosa…

¿Y los tubos?

Bien, gracias. También hay una industria para producir lluvia o tratar de eliminar amenazas para la producción agrícola, como es el caso del granizo. ¡Cuesta muchísimo dinero alistar una flota de aviones para bombardear las nubes con ioduro de plata y convencerlas de que suelten su preciada carga o se la guarden! (Y su porcentaje de éxito comprobado es muy inferior al del cloudbusting)

¿Qué puede pensar algún exitoso empresario de esta actividad si se entera que la correcta manipulación de unos pocos tubos comprados en la ferretería del barrio puede ser más eficaz que la inversión de millones de pesos? No va a pensar nada, va a tratar de eliminar al peligroso competidor, sea como sea. Primero va a llamar a la policía, al gobierno y a los científicos: todos van a darle la razón. Pero si sus amigos fallan y no pueden impedir el uso de los tubos, acudirá a la mafia sin dudarlo ni un segundo. “No puedo dejar a tanta gente sin trabajo, es anti-social y mi sensibilidad no me lo permite”.

“No podemos permitir que se utilice un método que no está aceptado por científicos competentes y reconocidos y que, por lo tanto, atenta contra las instituciones y nuestro estilo de vida”.

El circo sigue, dale que va.

¿Qué era eso de “regular” el clima, no es peligroso acaso?

Más peligroso es morirse de asfixia o vegetar sobreviviendo en condiciones penosas, me parece.

Y como también, hace un rato, sugerí una diferencia entre “hacer llover” y “regular” o equilibrar el clima, quiero explicarla.

Los trabajos de Wilhelm Reich en los años cincuenta sobre la atmósfera surgieron de una necesidad imperiosa: aligerar de Dor (energía de muerte o negativa que tampoco existe, obviamente) la región de su laboratorio luego del llamado Experimento Oranur, que podría haber terminado con la vida de todos sus participantes y de cuánto estuviera vivo alrededor, pero que ahora no viene al caso detallar. El Dor estaba en la atmósfera, especialmente concentrado en nubes negras, amenazantes y potencialmente luctuosas, como corresponde a su color.

De manera azarosa, como suele ocurrir con los grandes descubrimientos, Wilhelm advirtió que algunos tubos de acero accidentalmente enfocados hacia el lago coincidían con pequeñas olas sobre su superficie: un extraño hecho al que en ese momento no le encontró explicación pero que requiere extrema finura para ser advertido. Entonces unió ésa observación a otras que había obtenido antes, relacionadas con la fuerte afinidad entre agua y energía orgón (ésa que no existe) y algo poderosamente intuitivo hizo un clic en su pensamiento: “¿Y si dirigimos los tubos hacia las nubes negras, agregando un cable que descargue a tierra o agua?”.

Lo hizo ¡y funcionó!

Las nubes empezaron a desaparecer “delante de sus ojos”, igual que las de Melián, el Puelo o Tortuguitas: ese día nació el aparato llamado cloudbuster (rompe-nubes) y más tarde la nueva actividad relacionada con la modificación del clima a gran escala: el cloudbusting. Poco tiempo le costó darse cuenta (no olvidar que era un genio), que según el lugar del cielo adónde apuntaba los tubos, las nubes podían no sólo desaparecer, sino también generarse y crecer hasta producir lluvia.

De manera que comenzó a experimentar en situaciones de sequía (tampoco olvidar que era un médico) y casi siempre sus trabajos terminaban en la precipitación celeste de grandes cantidades de agua: eran lluvias no pronosticadas. Para quien no trabaje con energía o la niegue de plano, puede parecer una broma o coincidencia azarosa. Es más: parece material fácil para chistes psiquiátricos. También deberíamos estar acostumbrados a ésas reacciones: cuando algo es incomprensible o parece ligado a una actividad tradicionalmente confiada a los dioses como “hacer llover”, es fácil sentir mucho miedo y, por lo tanto, criticar sin fundamento, desmerecer burdamente o burlarse sádicamente de quien osa intentarlo.

¡Pero muchísimo peor es si lo logra!

Porque entonces ya no hay control para la furia y el odio desatados aunque los más cautos, sentados en su mediocridad, se limiten a pronunciar la frase mágica que devela todos los enigmas y calma las conciencias levemente intranquilas: “La metodología es ridícula y las ideas básicas son simples delirios: eso no puede ser”. Y listo: sin correr el riesgo de ninguna prueba y verificación se acabó la discusión, porque eso no debe ser.

Vuelta de página.

La imperiosa necesidad de terminar con la sequía ha sido un imperativo de la historia humana a partir del neolítico, cuando nos convertimos en agricultores sedentarios. Entonces surgieron ceremonias, ruegos, sacrificios, conjuros y artilugios diversos para lograr lluvia. Sería bueno investigar su posible eficacia de manera objetiva, sin la anticipada burla mecanicista. (¡Esto ya es el colmo, como para no hervir de santa indignación, hay que hacer “algo”!). En cuanto a la posibilidad de realizar sacrificios humanos para lograr que llueva, el asunto se pone interesante: somos muchos los que podríamos aportar una buena lista de candidatos para la ceremonia.

Fue por eso que, a partir de su descubrimiento con los tubos, Reich dedicó gran parte de su tiempo a un objetivo casi excluyente, aunque no  único: lograr que lloviera cuando la región que habitaba entraba en períodos de sequía y todos los seres vivos se deprimían. Es que la sequía suena a desierto, y el desierto suena a muerte de los vivos, así de sencillo. ¿Vieron cuando todas las plantas están “tristes”? La única manera de superar esa angustia es el simple milagro de la lluvia, eso que debe pasar para que los prados se pongan verdes, los campos fructifiquen y la vida siga adelante en un cambio que se parece demasiado a una resurrección, si es que se compara un antes y un después.

De manera que encontró técnicas operativas para lograr un aumento considerable de la probabilidad de lluvias (éste lenguaje me cuesta un poco pero va a caerle mejor al estómago de los científicos). Y realmente ésas técnicas funcionan: pueden consultarlo y enterarse en los trabajos publicados de Reich (su libro CORE da cuenta de ésas maravillas, también logradas en pleno desierto) o en los de James De Meo (buscándolo en Internet podrán enterarse de sus valiosos trabajos en EEUU, Israel, Namibia y Eritrea: http://www.orgonelab.org/ResearchSummary2.htm y http://www.orgonelab.org/AIBC.htm ).

Pero cuando empecé a trabajar con los tubos en Buenos Aires durante noviembre del 2005, las cosas eran diferentes.

Como en toda ciudad grande, en Buenos Aires el problema no es la sequía salvo la humana, que es más grave y peor que la falta de lluvia. En ésos lugares tan poco amigables, los grandes problemas son: el brutal nivel de polución medioambiental, la gran cantidad de Dor que poseen las nubes, el estancamiento climático y el desierto emocional humano, peculiaridades que transforman la vida en una experiencia cada vez más opresiva, desafortunada y asfixiante. De manera que usar los tubos para modificar el clima tenía otro significado, otros objetivos. Seguramente eso me ayudó a considerar el problema desde el punto de vista de alcanzar el equilibrio del sistema climático, al igual que intento hacer con mis pacientes en medicina energética.

Por ejemplo: me pregunto y les pregunto, si mejorar algunas características del clima local tornándolo más “suave”, podría moderar algunos rasgos patológicos de la conducta humana. Más suave (dulce) significa: menos pesado y abrumador disminuyendo la humedad, con viento que barra como una escoba y una pizca más de lluvia para limpiar el aire y la inmundicia terrena. Algo vagamente parecido al clima de montaña, con mañanas y tardes frescas. Rasgos patológicos significa: un poco menos de violencia loca, un poco más de trato digno hacia los demás y menos indiferencia por la desdicha ajena. Es claro que hay una buena cantidad de razones socio-económico-políticas para explicar la clásica agresividad de las grandes urbes, entre ellas el apiñamiento y la “coincidencia” de varios sectores sociales en los que pelear a los codazos para llegar primero es aceptado como si fuera sano, aunque sea meramente normal en términos estadísticos.

Bueno sí: deliré con ese deseo cuando empecé a poner los tubos en Buenos Aires, ¿y qué?

 Razoné desde la orgonomía reichiana: si la cantidad de Dor (energía negativa) es excesiva y predomina sobre el Orgón (energía positiva), entonces no es extraño que predominen la agresión y la falta casi total de solidaridad, dos enfermedades muy graves. ¿Pero qué pasa si el Dor disminuye y aumenta la oferta de Orgón? Muchísimas veces y cotidianamente, sin exagerar ni un poco, veo a mis pacientes comportarse según la cantidad y el equilibrio de su energía. Es casi una regla que cuando la energía está muy baja, uno se siente deprimido y sin ganas de entrar en contacto con “el mundo”, con los demás vivientes. Y mucho menos se sienten deseos de interesarse por sus vidas y alegrarse o entristecerse según les vaya.

En ciudades como Buenos Aires no existen los vecinos, gente molesta a la cual muchos ni saludan aunque compartan sus vidas y su encierro en el mismo paquete de cemento, a veces durante muchísimos años. El estilo de vida en las mega-ciudades es de “propiedad horizontal”: todos por el piso aunque estén extrañamente suspendidos en el aire y nadie bien apoyado sobre la tierra, a pesar de que sus suelas (¡sus tierras!) a veces hagan ruido para hacerse notar.

Y entonces se me ocurrió pensar cuánto tiene que ver el clima con nuestra vida, cuánto pesa en la “sensación básica” de cada persona. Disculpen con las historias de consultorio, pero ése lugar ha sido siempre muy importante para darme cuenta de infinidad de cosas. Por ejemplo: la indiferencia, ignorancia o desdén acerca de la importancia del clima para explicar nuestros estados físicos y emocionales.

Nadie tiene la obligación de saber qué, cuando la humedad es muy alta, disminuye sensiblemente la cantidad de energía disponible. La razón es que el orgón y el agua tienen mucha afinidad, de manera que las microgotas de agua en suspensión captan orgón y la cantidad disponible de éste para ser utilizado por los organismos vivos disminuye apreciablemente. Por ésa razón es que en los días de mucha humedad, la inmensa mayoría experimenta cansancio desde el mismo momento de despertar, o se fatiga rápido y fácil: es que en ésos días funcionamos con menos energía, sencillamente.

Lo que me sigue asombrando es que no se tenga en cuenta al clima como factor fundamental de nuestro estado básico: como si fuéramos de plástico y los acontecimientos naturales no ejercieran ninguna influencia importante sobre nosotros. La ruptura humana con la naturaleza ha llegado demasiado lejos y demasiado profundo: como si ya no fuéramos de acá y eso nos diera “derecho” a destruir al planeta sin culpa. Todavía recuerdo, asombrado y horrorizado, la foto de ese turista que miraba con sus manos en la cintura una gigantesca ola del Tsunami 2004, la misma que seguramente se lo habrá tragado segundos después. Claro que los ignorantes y poco desarrollados “animales salvajes” se habían escapado horas antes, buscando refugio lejos de la costa: ellos sí son de acá, lástima que sean tan poco inteligentes…

Sigo con la idea-tubo, con la odisea-tubos.

Pensé que mejorar el clima también podía mejorarnos un poco a todos.

Subí a un taxi e interrogué al conductor, aprovechando que luego de los primeros cloudbusting, los insoportables días del verano porteño habían mejorado: el clima estaba menos bochornoso, bastante más amigable. “Y…así es otra cosa, uno puede dormir mejor, está de mejor humor durante el día y hasta maneja más tranquilo”, me dice. Y me quedé feliz como si hubiera hecho una gran cosa por los demás, y me preguntaba todo el tiempo si sería casualidad o efecto de los tubos. Pero tanto no me importaba.

“Sí, estoy mejor pero no sé porqué”, dicen primero Enrique y una hora después Marta. ¿Será la acupuntura o habrá otros motivos?, se interrogan siempre mis pacientes, los que recién empiezan y no han tenido experiencia anterior con ésta medicina. ¿Por qué será que estoy mejor? se dicen, deseando que sea por alguna razón comprensible o al menos aceptable. ¿Cómo se puede explicar que algunas agujas que apenas se sienten sean capaces de producir tanto efecto en el cuerpo y en el alma? ¿Será verdad, será cierto?

Entonces me imagino a la atmósfera terrestre diciendo lo mismo: “Estoy mejor: circulo más fácil y me muevo con más libertad, como si estuviera menos presa, menos bloqueada. ¿Por qué será, acaso Zeus y Eolo se han despertado de mejor humor hoy?”

¿Será eficiente hacerle acupuntura al cielo?

Nunca me pidió turno, eso sí.

Mi secretaria nunca anotó Cielo entre los pacientes que pedían una cita.

¿Por qué diablos me metí en esta historia, que de golpe te hace volar junto con los tubos y te deja en un lugar raro, imposible de compartir si no viviste lo mismo?

Sí, aunque parezca absurdo y esté dispuesto a admitir que es tan pero tan razonable que lo piensen a medida que me leen: supongo que un clima más sano nos hace bien a todos, nos hace sentir mejor y tal vez nos haga mejores personas, aunque sea un poquitito así. Es que acabo de meterme en un asunto crucial, casi sin darme cuenta: ¿hay climas sanos y climas enfermos?

¡Decididamente sí!

Y otra vez una desesperada exhortación al sentido común, ahora sin comillas. A ver: pónganse, por favor y por un instante, a nivel de la tierra. ¿Puede ser sano un clima dónde no llueve casi nunca? ¿Un clima pesado y bochornoso que aniquila toda dignidad, transformándote en una babosa que se arrastra por el piso en lugar de andar con la frente bien alta? ¿Puede ser sano un clima que produce nubes negras quietas y como petrificadas por la falta de brisa? ¿Un clima sin frío en invierno y demasiado caluroso de día y de noche en el verano? ¿Un clima que confunde a la naturaleza al extremo de hacerle producir brotes antes de la primavera, brotes que no soportarán luego la más leve de las heladas arrepentidas? ¿Puede ser sano un clima que se transforma en una fábrica de desiertos?

Así andaba yo en mis primeras épocas de cloudbusting: cargando el pavoroso peso de la humanidad y de los tubos de hierro, destruyéndome la espalda y metiéndome demasiada presión, la misma que después me contagió las arterias. Es que para colmo ya había demasiados terribles anuncios acerca de la catástrofe climática (la común expresión “cambio climático” es una mentira atroz) y mi investigación personal acerca de la Clonación de Idiotas (proceso y resultado de la civilización humana que conocemos) estaba bastante avanzada, aunque todavía no ha terminado.

En la cabeza tenía claro que cualquier actitud mesiánica es un error gigantesco, tal cual había aprendido durante los años de militancia política, pero el estilo en el que empecé este trabajo se le parecía sospechosamente. Es que estaba demasiado enojado con nuestra especie, pero también muy angustiado y preocupado por los hechos que ya están ocurriendo, producto de la enfermedad climática que nosotros mismos hemos fabricado. Entonces me cargaba solo todo el pesadísimo equipo para llegar a la terraza del edificio donde vivíamos, y armaba el aparato y apuntaba hacia dónde me parecía mejor. Y me interrogaba todo el tiempo acerca de los efectos que podía producir. Y deseaba con todo mi corazón que fueran los mejores, los más sanos. Por ejemplo: que disminuyera la cantidad de crímenes horrorosos, sádicos. Tenía esa ilusión que aún no ha sido ni confirmada ni desmentida. Y espero que a nadie se le ocurra pensar que estoy sugiriendo que los trabajos de cloudbusting pueden, solitos y sin ayuda, arreglar el drama del carácter humano promedio. Por favor, no.

Es más: ahora que pienso en voz alta y nadie me escucha, afortunadamente, me pregunto si está bien mejorar el clima. Si es bueno, en el caso fortuito de que los tubos se “pongan de moda” porque a algún Científico Reconocido se le dé por pensar que Tubario no es tan loco y Funciona. Sí, créanme: me lo pregunto. Ya sé que somos Duros de Matar, pero mejorar el clima y retardar el calentamiento: ¿de qué puede servirnos si no somos capaces de mejorar nuestro corazón y de usar mejor nuestro talentoso pero peligroso cerebro?

Se aceptan respuestas, si es que las hay y ocurriera que las tienen.

Hoy, 14 de junio del 2008, Ernesto Guevara, más conocido como el Che, hubiera cumplido 80 años. Hace varios años, cuando todavía era el Comandante Guevara, propuso algo bastante inusual para el cuadrado dogmatismo leninista. Dijo algo así (no es textual y ni pienso buscar la cita) como que una revolución que realmente valga la pena tiene que tener el objetivo de crear un “Hombre Nuevo”, así con mayúsculas. Y que si no, todo quedará en nueva y mera repartija económica, nada más.

Más allá de saber en detalle las cualidades y características que le adjudicaba al Hombre Nuevo, el Che acertó por completo en lo esencial: no pasó nada verdaderamente importante con las revoluciones de ésta época, salvo que lograron congelar durante mucho tiempo las ilusiones auténticamente revolucionarias. Y no hablemos de utopías maravillosas y discutibles: hablemos de un hombre real mejor que el que hoy predomina por lejos en todos los confines del planeta.

En concreto: estoy tratando de decir, y lo digo, que como especie estamos profundamente enfermos.

Que una mejoría cosmética no va a ser de gran ayuda.

Y que la historia está llena de ejemplos de “buenas intenciones” sin el menor resultado. Porque el asunto no es si somos buenos o malos, sino si estamos sanos o enfermos. Y la respuesta está a la vista: estamos tan enfermos que ya somos un caso psiquiátrico, salvo honrosas excepciones que no han logrado contagiar al resto. Entonces, acerca de los tubos y su posible benéfico efecto a escala planetaria, vuelvo a preguntarme: ¿tiene sentido? Necesito sentir que sí para volver a trabajar con ellos, ahora que estamos convaleciendo de “tubitis aguda”. Por eso decía, al comienzo de éste escrito, que el proyecto también está parado “por razones sanitarias”: son éstas últimas, las que acabo de explicar.

Por si no hubiera quedado claro: la diferencia entre ser “malos” o estar enfermos es crucial. Lo primero alude a una circunstancia irreversible, inevitable, casi como escrita en genes indiscutibles e inalterables: somos así porque no podemos ser de otra manera, cualquier intento por mejorar las cosas está condenado al fracaso.

La segunda posibilidad significa algo muy diferente: implica que nos hemos equivocado, que en algún momento perdido en las tinieblas del tiempo hemos tomado un camino incorrecto. Pero también que no siempre fue así, como demuestran algunos estudios antropológicos, y por lo tanto es posible la rectificación.

O sea: la curación. Verlo así permite la esperanza.

La otra opción no deja margen para nada que realmente valga la pena.

Y mucho menos para tomarse el trabajo de andar escribiendo esto, subirse a la azotea con una tonelada encima de las espaldas o gozar las delicias de la hipertensión.

Aunque la aventura sea tan apasionante que ni les cuento.

¿O sí?

Adivino a la distancia el fervor por la lectura de este Tubario, las súplicas por su continuación, la desesperación por saber más acerca de cómo fue, la explicación detallada de sus pormenores y sus alcances.

Así que no insistan: sigo aunque no me lo pidan.

———————————————————————–

Ahora llegué a una conclusión elemental, digna de tarados.

Uno se enferma para curarse.

Y cuando no está enfermo, es que ya se curó.

Ya sé que es más fácil merecer el premio consuelo de una kermés parroquial que el lustroso e inútil Nobel por ésta “brillante” hipótesis.

Pero déjenme explicar un poco, sólo un poco, denme una oportunidad más.

Cualquier enfermedad tiene y contiene cierta poderosa lógica, muchísimo sentido y clarísima racionalidad. No aparecen por casualidad, si no por causalidad.

Alumbran un lugar oscuro, muestran una equivocación o deficiencia, permiten vislumbrar que hay otros caminos diferentes de los que hemos elegido, nos dan una oportunidad de rectificación.

Me quedé encandilado con “vislumbrar”: ¿ver, alumbrar, iluminar dos veces?

Por eso es que uno se enferma para curarse de “otras cosas”, de cuestiones que tienen que ver con la vida real que vivimos y necesitan ser modificadas.

Por eso, cuando ya no se necesitan esos síntomas, es que uno se curó o está en camino de hacerlo. Está claro que los cambios posibles son diversos y casi infinitos: desde vínculos hasta comidas, pasando por el lugar dónde se vive, la elección de zapatos y ocupaciones, el estilo de saludo y las pausas en la respiración o la renuncia a ejercer roles y poderes inútiles. Cada uno tendrá que investigar cuáles son sus necesidades de cambio, pero es casi una ley: uno se enferma para curarse de lo que no funciona bien y necesita ser rectificado.

¿Qué tendrá que ver con el clima?

¿Cómo podrá adaptarse al trabajo climático ésta pretenciosa generalidad?

En este momento lo ignoro, y debe ser por eso que sigo escribiendo.

Ah! Había olvidado que me comprometí a contar algunos detalles operativos, ciertas historias y episodios escondidos en la intimidad de Tubario, apasionantes vericuetos de la cuestión, truculencias secretas y chismes deliciosos para leer en la sala de espera o la peluquería, sin lo cual carecerían de toda gracia e interés, obviamente.

Ésas mismas historias que unánimemente nunca me pidieron pero que ya se vienen, con el debido respeto.

¿Les dije antes que no quiero que terminemos como los dinosaurios?

  ———————————————————————–

Fue el momento crucial.

Intentar, salir de dudas, pasar a la acción.

Como antes con los acumuladores de orgón y luego con los dorbuster, hubo un bautismo de fuego, una ceremonia de iniciación.

Mucha pruebita con el canario, hormigas y escarabajos.

Mucho estudio previo, ideas, fantasías, entusiasmo por sus posibilidades.

Pero el momento de la verdad consistía en probar el tubo acumulador diseñado para puntos de acupuntura en un ser humano, no podía postergarlo más.

De manera que elegí un cobayo humano para la prueba: fui yo.

Y funcionó, lo sentí desde la primera vez que lo usé.

Pero entonces viene esa región del cerebro, la misma que me obligó a deshacer nubes antes de darme permiso para los otros experimentos climáticos, y me dice: “Todo bien, ¿pero no te parece que hace falta un tiempo de uso en distintas circunstancias para que tenga más valor? Además trabajas con un sistema para medir la energía, ¿qué tal si lo usas para verificar que la tuya mejora?”

El maldito fragmento de cerebro tenía razón, de manera que seguí sus indicaciones. Y al mes de usar el tubo en un punto clave de acupuntura ubicado por debajo del ombligo, ya no tenía dudas acerca de su eficacia.

Mi energía había mejorado claramente: estaba menos cansado, terminaba con más dignidad los largos días de trabajo y encima me quedaba bastante resto para seguir viviendo intensamente lo que el día o la noche me ofrecieran.

Mis mediciones también habían mejorado en cuanto a las dos variables más importantes: cantidad y equilibrio de energía.

Y especialmente, me sentía mucho mejor.

¿Qué más hacía falta para estar seguro de que el acumulador funcionaba muy pero muy bien?

Bueno: recetarlo a mis pacientes y a mis vínculos más cercanos.

Funcionó en todos, en cada uno produciendo efectos generales y particulares, de acuerdo a estructura y realidad actual.

Curiosamente, todos se sentían mejor. Y claro: era obvio que también se preguntaran si no era “sugestión”, la misma pregunta que me hacen los que mejoran con acupuntura.

Una pregunta hartante que ya no contesto. Al principio daba largas explicaciones, luego decía “está bien, seguí por cábala, si siempre coincide es que te trae buena suerte”, más tarde investigué con plantas y animales y derivaba la pregunta al capítulo “Plantas” de mi página web. Ahora no digo nada, apenas sonrío sin ganas y sigo poniendo agujas. Listo.

Y de paso aprendí algo acerca de la “sugestión”, ese término sutil para desvalorizar fácil cualquier método terapéutico heterodoxo. Aprendí que cualquier tratamiento requiere, para ser exitoso, un buen vínculo médico-paciente. Pero eso no es “sugestión”, es confianza y entrega mutuas, nada más. Y no depende del sistema médico en cuestión, sino de la calidad y autenticidad del vínculo que se arma entre esas dos personas dedicadas al objetivo de mejorar la salud de una de ellas.

¡Es que sugestión viene de sugerir, que significa “llevar por debajo”!

En cuanto a la eficacia del acumulador de energía, el problema se resolvió fácil: ¿menos cansancio, más energía disponible en la vida real, más y mejores cosas hechas, realizadas?

Si la respuesta es sí, entonces es que el acumulador funciona.

Ni siquiera hace falta medir la energía para constatarlo, aunque sí para saber cómo se está redistribuyendo.

“Claro, pero cómo podés estar seguro si no medís, si no constatás con métodos objetivos”, dice la misma aborrecible región del cerebro mecanicista.

Nada más háganse ésta pregunta: ¿por qué razón la medicina pone tantas trabas y exigencias cuándo no entiende algo o los hechos se dedican a contrariar a la ortodoxia?

¿Es por “seriedad metodológica”, para alejar las tinieblas teológicas y evitar la mirada mística?

¡No, no es por eso!

Es para reservarse el momento preciso de su utilización, para usar el principio de autoridad (domesticación certificada) y lucrar con la novedad: es fundamental que algunos ganen mucho dinero con cualquier innovación, si no es así no sirve. Pero el único parámetro verdadero en medicina es que “algo” funcione, sea eficaz: eso es lo único que vale.

Si un chamán te cura haciéndote rezar a las seis de la tarde y recetándote hierbas imposibles, lo que hace el chamán es verdad, es cierto. Que tu ignorancia o la mía nos provoquen un incómodo escozor, a veces insoportable, es nuestro problema. En todo caso: veamos cómo podemos aprender más de la vida y sus caminos, intentemos honestamente entender cómo es que “eso” funciona, porqué razón es eficaz. Si uno renuncia a ésa búsqueda usufructuando el poder que la cultura “reconocida” y las instituciones le otorgan, entonces hablemos de política y poder, no de ciencia y medicina.

O digamos, simple, sencilla y humanamente: “no lo sé, no lo entiendo”.

¿Ah, sí?

No entendiste nada: te pagamos para que sepas, para que nos digas qué tenemos que hacer sin sombra de duda, sin titubear. No para que mires con asombro y reconozcas tu ignorancia, ¿entendiste?

Bueno: el acumulador de energía orgón hace veinte años que demuestra su eficacia todos los días. Sí: un tubito de mala muerte o una chapita insignificante pegada debajo del ombligo, “eso” que mis pacientes no saben cómo llamar.

¿Te interesa saber cómo funciona?

¿Te interesa saber porqué los tubos pueden influenciar y modificar el clima?

Es la misma razón y para eso escribo esto, si es que todavía me estás leyendo. Pero por favor: ¡no atentes contra tu sistema de creencias!

Vivir en la contradicción y la ambigüedad es muy malo para la salud…

En cambio, si estás abierto a revisar tus “creencias”, entonces podrías seguir adelante para compartir esta aventura de exploración y preguntarte libremente lo que te maraville o no entiendas.

¿Sabías que “los científicos” ignoran cómo funciona en “detalle” la aspirina? ¿Dejarías de usarla por eso, si es que te ayudó muchas veces? Es más: ¿no habría que prohibirla hasta que sepamos todo lo que hay que saber sobre ella?

Pero sigamos un poco más.

Entonces me hacía muchas preguntas, pero especialmente una. ¿Qué pasaría si, habiendo aprobado el examen de hacer desaparecer nubes, utilizaba los tubos con fines más ambiciosos como refrescar, hacer llover o limpiar el aire?

En realidad no es cierto eso de “hacer llover”: me extraña que digas eso, que suena a dios o magia, lo mismo da.

Así lo tuyo es ser nada más que fabricante de lluvias, rainmaker, vendedor de sueños, optimista de barrio, mentiroso profesional, iluso diplomado, charlatán de feria, manipulador de esperanzas, falso dios de bolsillo, creyente del absurdo, especialista en utopías, chamán traspapelado, estafador metafísico, colmo del absurdo inútil.

Eso y mucho más, me dijo.

“A ver, ¡hacélo si estás tan seguro, sé valiente y jugátela! Pero después, cuando no pase nada de nada, no gimotees en los rincones ni te pongas a inventar una falsa excusa para disimular tu fracaso. Sé digno y cállate para siempre”, así me dijo.

Y entonces, no me quedó más remedio que intentarlo para sacarme el asunto de la cabeza, olvidarlo de una vez por todas y no quedar como un cobarde delante de mí.

 

Carlos Inza

Médico, Homeopata, Acupuntor y Orgonoterapeuta

Buenos Aires, julio del 2010


Deja un comentario

Sobre Crianza Ecológica

ECOLOGIA

Por Munich Santana

Hablar de crianza ecológica importa tener en cuenta la relación de todas las variables que marcan los objetivos puntuales en cada fase del desarrollo. Variables que van confluyendo en cada momento histórico del desarrollo de una vida: desde lo intrauterino, hasta el proceso de nacimiento y desarrollo de la fase maternante, en la relación con la figura materna. O con la figura paterna, la entrada en la familia o escuela, el desarrollo de la sexualidad, entre otras. Estas variables pueden darse en un plano micro (por ejemplo adentro de los cuerpos de la madre o el padre) hasta en un plano macro (como el de las estructuras sociales en que vivimos). Somos seres socio-históricos siempre, aun cuando  todavía vivamos adentro del útero de nuestras madres; somos seres biológicos aún cuando estamos enmarcados en espacios sociales o emocionales.
Tomar apenas la madre o el padre, la lactancia o la escuela, por separado, e intentar analizarlos, es una mirada limitante porque estos son aspectos parciales de una serie de variables que van confluyendo en todo momento de la crianza. Por supuesto en cada fase hay un aspecto que es más importante que otro, pero siempre está vinculado con los otros aspectos del ecosistema familiar y social.


Características de la crianza ecológica:

Interrelación entre distintas variables 

Influencia de la cultura de los padres y de la historia de cada individuo.
La jerarquía del tiempo hace que en determinado momento sea la madre, o el padre, o los grupos sociales, o la escuela, quienes tengan más peso. Esto no significa que las otras variables no estén presentes, sólo que están fuera del foco, al tiempo que hacen parte de la escena de la crianza. Y todo el tiempo estas variables se interrelacionan en el sistema familiar y social.
Perspectiva colectiva:

Reconocimiento de todas las necesidades de los miembros de la familia, donde el apoyo mutuo es una función muy enriquecedora del proceso de crianza.
Perspectiva temporal

Tener claro ésta perspectiva permite comprender el presente a partir del pasado (historia), y así tener una perspectiva de futuro (prevención), hacia donde vamos y porqué hacemos lo que hacemos en el proceso de crianza. Es decir no mirar apenas el fenómeno en el presente, como si las respuestas pudieran ser entendidas y sostenidas, separadas de un contexto histórico.
– Sostenibilidad

Un acto en la crianza puede ser pensado y propuesto por una familia o por sistemas macro sociales, cuando están dadas las condiciones que permiten sostener éste acto. Si no, es necesario crear las condiciones de sostenibilidad. Las propuestas de crianzas tendrían que salir del plan ideal para llegar a un plan real y sustentable para una familia. Ejemplo: ¿una mujer que deja de trabajar por un año para cuidar a su hijo, está haciendo un acto sustentable?.  ¿Es sustentable para una mujer que está angustiada y que se siente sola o muy ansiosa frente a su bebé, prolongar la lactancia hasta que éste decida dejar de tomar la leche materna?. No podemos decir que si o que no apenas con estos argumentos, antes bien habría que acercarse a la historia de cada familia y tener en cuenta las variables, la perspectiva colectiva y temporal, evaluando si es sostenible o no lo propuesto; esto es dejar de trabajar, encarar una lactancia prolongada.

Volver a la tribu
Es importante volver a la idea de Tribu, donde los roles psíquicos no estén tan marcados, donde lo importante sea la función y que todos cooperen para que ésta se dé. Si pensamos en el rol de madre (y hay una tendencia a endurecer la mirada y pensar que es aquello que hace solamente la mujer) o rol de padre (aquello que hace solamente el  hombre) nuestra mirada será estrecha y parcial. Pero si pensamos en función materna (cuidar, favorecer condiciones de contacto permanente con el bebé), ésta puede ser ejercida por cualquier persona con capacidad de contacto, y que ofrezca al bebé lo que éste necesita para contemplar las necesidades del período post-natal. Por otro lado, si pensamos en función paterna (sostener, contener y en otro momento separar y estructurar), ésta también puede ser realizada por cualquier persona que cumpla esta función. Aunque no haya madre o padre, es importante en un determinado momento del desarrollo  que  alguien cumpla las funciones materna y paterna.
La tarea de criar un hijo es una tarea muy grande para una única persona, incluso para dos; y es la razón por la que se sobrecargan los sistemas familiares, pues las familias suelen ser núcleos pequeños y cerrados de crianza. Abrirse a grupos sociales un poco más amplios, recuperar espacios, sean estos pequeños, que funcionen como tribus de crianza para crear condiciones de sostenibilidad y apoyo mutuo, son de suma importancia en el momento en el que uno decide seguir un camino de respeto a la autorregulación del niño, a sus ritmos, etc. Tribus que respeten y toleren, en el proceso de crianza, lo que cada uno puede o no puede hacer, sin culpabilizar o intentar cumplir ideales. Caminar en la recuperación de un modo de crianza más abierto, colectivo y responsable.

 

Texto construido sobre inspiración a partir de clases de Xavier Serrano.


Deja un comentario

LA ECOLOGÍA HUMANA

            PREVENCIÓN Y PROFILAXIS

 Por Álvaro Fernández Luzardo

En los últimos tiempos la humanidad ha estado muy ocupada en elaborar estudios cada vez más eficientes para conocer y comprender los fenómenos de la naturaleza con el propósito de dominarla y controlarla. A su vez ha desarrollado tecnologías cada vez más sofisticadas para aumentar el confort y facilitar su vida cotidiana, reforzado y amparado en el llamado “estado de bienestar” llevado adelante fundamentalmente en Europa.  En estos terrenos los seres humanos han hecho grandes progresos, pero con el tiempo comenzaron a aparecer algunos problemas, percatándose de que algo no va bien. Por un lado el impacto medioambiental que el desarrollo civilizatorio ha ocasionado comienza a preocupar seriamente tras el evidente deterioro y desequilibrio ocasionado en nuestro planeta, refiriéndonos solo a lo macro, a lo visible. En este sentido el movimiento ecológico de los últimos tiempos reaccionó con una alerta desesperada que a regañadientes comienzan a incorporar, desde el discurso, los ámbitos políticos. El daño que estamos haciendo al planeta es de por si alarmante, pero en los hechos, la estructura y la organización general de la población humana, que es la causa de la depredación planetaria, continúa adelante como si nada pasara. Pero hay otro aspecto del que se habla poco, y es el impacto que el proceso civilizatorio, la cultura, ha tenido y tiene sobre la “naturaleza humana” en particular.

La cultura tiene por objetivo dominar, controlar y ajustar la naturaleza humana para adaptarla a su civilización. En esa carrera emancipadora que el hombre viene desarrollando desde hace miles de años contra su naturaleza animal, instintiva, esa lucha cultura contra natura, comienza a mostrar algunas consecuencias preocupantes. Pero al igual que ocurrió con el medioambiente, tuvo que pasar un tiempo considerable para que ciertas repercusiones se comiencen a evidenciar. El ser humano comenzó a modificar deliberadamente procesos biológicos que la naturaleza tardo milenios en desarrollar, en función de  nuevas demandas que surgen desde  nuevos intereses de  la organización moderna socioeconómica. Por poner algunos ejemplos; En los años cincuenta, en época de posguerra se promueve masivamente la lactancia a biberón, para que las madres se sumen como mano de obra. ¿Qué consecuencias tuvo este cambio aparentemente inocuo en el desarrollo humano? Otro ejemplo es el incremento exponencial que ha tenido en los últimos años los nacimientos por cesáreas programadas, y por ende la disminución de partos naturales. ¿Sabemos las implicancias de éste otro cambio? También está el surgimiento masivo de guarderías desde los 6 meses o antes; modificando tajantemente los vínculos entre madres e hijos. ¿Qué repercusiones tendrán estas modificaciones de las condiciones vitales a mediano y largo plazo?

Conocemos bastante bien las condiciones ambientales que una semilla necesita  para poder crecer y florecer, pero paradójicamente conocemos poco las complejas condiciones ambientales que necesitamos nosotros, los mamíferos humanos, para desarrollarnos de manera óptima.

Utilizo el término “ecología humana” para referirme al estudio, investigación y comprensión de las complejas condiciones ambientales, que el mamífero humano necesita para desarrollarse saludablemente a lo largo de toda su vida.

Los seres humanos somos uno de los mamíferos más vulnerables y dependientes que existen en la naturaleza. Las condiciones ambientales y los vínculos afectivos primarios son de vital importancia para un desarrollo saludable. Pero desconocemos en profundidad nuestras dinámicas vitales;  biológicas y psicoafectivas necesarias para autorregularnos a lo largo de toda la vida, que forman parte de la ecología humana, y que hacen posible una sostenibilidad cotidiana, placentera y expansiva.

Los procesos de acompañamiento y cuidados primarios son bien conocidos por el resto de los animales mamíferos, que responden, desde su “saber” instintivo, desde su “sentir” lo que hacen y cómo lo hacen, y desde el “contacto” que establecen con sus crías. Lo que les permite entablar un lenguaje desde el cual mantener una retroalimentación que tienda al equilibrio y a la armonía en el sistema, necesaria para favorecer la expansión y el crecimiento vital.

Los seres humanos, las criaturas más “inteligentes” del planeta, vamos perdiendo cada vez más esa capacidad de contacto y de comunicación con nuestros bebés. Esa capacidad instintiva primaria tan necesaria, sobre todo, en los primeros tiempos de la vida.

¿Porqué hemos perdido estas capacidades naturales?

La preponderancia del desarrollo neocortical en los seres humanos, el último y moderno tercer cerebro, con sus novedosas adquisiciones como el razonamiento y  la capacidad de predecir, con su noción de temporalidad, entre otras,  fue relegando la utilización de los sistemas más antiguos filogenéticamente hablando, y de esta forma fuimos desprestigiando y subestimando ciertas capacidades más primitivas. La razón fue desplazando a la emoción y al instinto, y así nos fuimos atrofiando y desconectando de nuestro campo de conciencia y  de nuestro rango de acción, a estas fuentes de sabiduría que fueron cultivadas durante millones de años.

El  hombre moderno, comenzó un camino de emancipación, separación y desconexión, deslumbrado y cegado por sus nuevas y potentes cualidades. Las características y lógicas de éste nuevo cerebro, son las que comienzan a  determinar un nuevo paradigma, nuevos valores y una nueva forma de organizar sus sociedades y elaborar una nueva cultura. Una de las nuevas cualidades es la capacidad de abstracción, que le da la posibilidad de separarse, de pensarse individualmente. Esto comienza a instaurar una de las características más prominentes de nuestra sociedad actual; el individualismo y la competitividad. Y el alejamiento de la espiritualidad en todas sus facetas, la pérdida de ese sentimiento de pertenencia, de unión y de conexión con el resto de los seres vivos y con la naturaleza.  Otra de las nuevas cualidades es la capacidad analítica, que lo lleva también a separar, a desmembrar y comprender al universo como una máquina, compuesta de piezas, individuales e independientes.

El nuevo hombre, arrogante y soberbio, ya no cree en nada ni en nadie, solo en sí mismo, aislado y solo, tampoco confía en ningún otro sentido que no sea la razón, y no cualquier razón, sino su única razón propia. En búsqueda de la verdad, prosigue un aumento exponencial de conocimiento ,información e ideales, que en los últimos tiempos, con internet y las redes sociales, ha tenido un crecimiento exponencial vertiginoso, que paradójicamente, lo ha llevado a un atolladero cada vez más ineficiente y estéril.

La salida no aparece con nuevos discursos, nuevas ideas o teorías y explicaciones, porque todas ellas no nos alejan ni un ápice de la dimensión de lo mental, no logramos salir de la cabeza! Lo que supuestamente nos hace ser la criatura más inteligente nos condujo a una trampa, que de no salir a tiempo, se puede convertir en fatal para nuestra propia especie.

Éste es el desafío, recuperar nuestra humanidad perdida, nuestra conexión con las capacidades abandonadas, con el saber instintivo y el contacto emocional, que nos puede devolver la esperanza de recuperar nuestro bienestar perdido y nuestra unión con la vida. Esto no significa abandonar las modernas capacidades adquiridas, sino el poder integrarlas a las demás.

La razón, la capacidad contemplativa, reflexiva, etc, son muy útiles para nuestro crecimiento y evolución personal, y como especie, sino se vuelven déspotas y negadoras del resto de capacidades que también son fundamentales y que no las puede suplantar el órgano cerebral recientemente evolucionado.

¿Cuáles son las condiciones óptimas, ecológicas, para que los seres humanos lleguen a desarrollar el potencial verdaderamente humano?

“Aplicar las leyes del funcionamiento ecológico al ciclo vital del desarrollo humano, desde la vida intrauterina hasta la adolescencia, permitiría recuperar los valores esenciales de la humanidad y promover un cambio general hacia la salud y la felicidad”. (Serrano 2012).

La ecología humana , entonces, es el estudio de las condiciones vitales, que incluyen factores no sólo físicos, fisiológicos y biológicos, sino que dan primordial importancia a las interacciones y las relaciones afectivas y emocionales entre los seres humanos, condicionados desde lo sociocultural.

En Uruguay estamos llevando a cabo esta praxis desde nuestro Centro de Autorregulación Infantil  “Ecohum”, desde donde ofrecemos asistencia, asesoría y acompañamiento en la crianza a la familia. También trabajamos sobre la difusión de ésta mirada dando cursos, conferencias, talleres y  actividades grupales psicosociales.

“No podemos decir a nuestros hijos que tipo de mundo sería o habría que construir, pero podemos equipar nuestros hijos con el tipo de estructura caracterial y con el vigor biológico que les harán capaces para tomar sus propias decisiones y encontrar sus propios caminos para construir, su propio futuro y el de sus hijos.” Wilhelm Reich

 

 

Bibliografía

J.Mañas Montero- Autorregulación y Autogobierno , un abrazo entre Psicología y Educación.

W.Reich- Los niños del futuro.

W.Reich- El acorazamiento del recién nacido.

X.Serrano- Al alba del siglo XXI

Álvaro Fernández Luzardo

Psicólogo y Psicoterapeuta Caracteroanalítico

 Especialista en prevención primaria e intervención ecológica de sistemas humanos

Integrante del Centro Reichiano de Montevideo y del Ecohum (Centro de Ecologia Humana)


1 comentario

Crianza feliz en un mundo saludable

ECOLOGÍA

Por Xavier Serrano Hortelano

 

Poner los medios adecuados para que los niños puedan crecer alegres y felices desarrollando todas sus capacidades y potencialidades,

no solo supone un beneficio para ellos, sino para toda la sociedad

porque es la semilla que permitirá su humanización

y la salvaguarda de nuestro planeta Gaia.

Era una mañana fría y soleada de 1947. Dos hombres maduros, altos y de complexión fuerte, caminaban por un pequeño sendero del bosque que rodeaba la casa de uno de ellos, el neurosiquiatra de origen austriaco Wilhelm Reich. Su amigo era el famoso pedagogo inglés Alexander Neill, director de la escuela Sumerhill. Por las restricciones de los visados a los europeos, no se veían desde 1939, año en el que Reich tuvo que emigrar a Estados Unidos huyendo de los nazis, si bien sus cartas habían mantenido viva la amistad y el intercambio de ideas, entre las que imperaban las relacionadas con la “autorregulación infantil”.

descarga (26)

Wilhelm Reich y Alexander Neill

De hecho, era el tema que estaban abordando apasionadamente. Intentaban concretar las características propias de una posible crianza feliz, y las consecuencias personales, pero también sociales y políticas, del sufrimiento emocional durante la infancia.

            De la misma forma que la mayoría de neurosis, depresiones o psicosis eran consecuencia de privaciones afectivas, traumas y actitudes represivas de los adultos sobre los niños, pensaban que eso mismo podía predisponer a la falta de responsabilidad y de compromiso social, el miedo a la libertad, el sadismo encubierto, la búsqueda distorsionada de la felicidad o la incapacidad de amar que observaban en el comportamiento general de las personas; algo que —junto a unas condiciones políticas y económicas específicas— habían llevado a Hitler al poder y a la defenestración de Europa, como ya señalara el propio Reich en su libro Psicología de masas del fascismo.

            Esta perspectiva estaba en la base del celo y entrega con las que ambos vivían sus profesiones, coincidiendo cada vez más en la importancia que tenía la investigación que permitiera saber cuáles eran los medios necesarios para el desarrollo del infante humano que, vinculado a su propia naturaleza le permitiera ser persona, poniendo fin a la educación patriarcal  basada en la represión, el castigo, el aprendizaje forzado y el miedo; factores que provocan filtros perceptivos, adormecen la conciencia, separan al niño de su núcleo vital y articulan un acorazamiento rígido mental y corporal.

            Suponía un gran reto, porque no solo se trataba de prevenir la psicopatología sino de demostrar que lo que se considera como normal o normativo y la idea habitual que se tiene de salud y felicidad, era el reflejo de una convivencia acorazada y limitada, que Reich definió como “neurosis caracterial”.

Neill siguió publicando libros cuya referencia principal fue la experiencia en su escuela; y Reich, con un equipo interdisciplinar de unas cuarenta personas creo el Orgonomic Infant Research Center (Centro de Investigación Orgonómica de la Infancia), que fue  pionero de muchas de las actividades que han facilitado el desarrollo de una crianza más libre y feliz, y en las que otros profesionales han ido profundizando. Entre ellas: el acompañamiento emocional durante el embarazo, el nacimiento sin violencia, el establecimiento de una atmósfera vincular primaria, y la aplicación de su experiencia clínica con la vegetoterapia caracteroanalítica para prevenir la coraza rígida y reparar las consecuencias de los traumas infantiles.

UNA INFANCIA SALUDABLE Y FELIZ

Desde hace más de treinta años, nuestro colectivo, desde el área de prevención y la escuela infantil de Valencia Els Doñets (Los Duendes), ha continuando esa línea de  investigación e intervención, desde la vida intrauterina hasta el final de la adolescencia, praxis que actualmente denominamos Ecología de sistemas humanos. Entre otras cosas hemos  podido ratificar que los niños, como mamíferos, necesitan espacios familiares y sociales, amorosos y respetuosos con su ritmo interno, para regular sus constantes vitales, madurar, y adquirir la identidad humana. Tarea compleja, que cuando se lleva adelante, nos permite observar las características propias que conllevan los procesos madurativos en crianzas con un alto nivel de satisfacción, alegría y salud.

Los  bebés son activos. Sonríen la mayor parte del tiempo, duermen menos de lo habitual, y muestran sus necesidades vitales: afecto, contacto epidérmico, mimo, movimiento, exploración, lactar, sueño, frío, calor… a través del llanto.

Tienen la mirada viva, no hay tensiones en los músculos de la frente, la mandíbula, el cuello o el diafragma y no reaccionan con angustia cuando se les empuja hacia arriba dejándolo caer hasta volverlo a recoger en brazos, es decir, no manifiestan “angustia a la caída”. Succionan con fuerza y solo muerden el pecho cuando la madre está distraída o ansiosa. Puede haber momentos de extrema empatía en el tetar que les ocasiona espasmos musculares placenteros por todo el cuerpo, que Reich describió como “orgasmo oral”.

Conforme van creciendo, mantienen esa tendencia a la expansión y la alegría. Canalizan su creatividad y vitalidad a través del juego espontáneo, medio que le ayuda a desarrollar un tono muscular y a madurar todos sus sistemas vitales, incluido el sensoriomotriz y el cognitivo, aprendiendo desde la curiosidad funcional y el corazón.

Asimismo con formas lúdicas y un ritmo propio, establecen patrones sociales flexibles y abiertos, rechazando la compulsividad y la rigidez. Son solidarios, les resulta fácil cooperar y no manifiestan actitudes sádicas, competitivas o vejatorias hacia el resto de iguales.

Muestran su sexualidad inicialmente de forma abierta y espontánea, y con el tiempo la vivirán en su intimidad.

Se sorprenden y sufren ante las exigencias escolares, las actitudes sádicas y el rechazo sexual, pero saben sobreponerse a estas situaciones sin influir en sus formas de actuar habituales.

            Ese estado de alegría se refleja en que se excitan y vibran con todo lo que les interesa. Y sienten y expresan, no solo los estados de felicidad, sino también dolor, rabia, tristeza, nostalgia, y de una forma asertiva y contundente, lo que desean y lo que piensan.

            Actualmente son muchos los pensadores de vanguardia —como el filósofo francés Edgar Morin, el biólogo chileno Humberto Maturana o el psiquiatra chileno Claudio Naranjo— que contemplan la educación como algo vital y proponen cambios radicales para hacerla más eficaz y humana. Pero es importante contemplar el hecho de que donde se generan sus pilares fundamentales, como son la introyección de los valores esenciales, la adquisición de un ritmo funcional y de la identidad humana, es en el sistema familiar, que está presente desde el principio de la vida.

 Por ello, es tarea de todos, establecer formas de relacionarnos humanizadas, no solo con los niños, sino también  entre los adultos, que nos ayuden a recuperar la alegría de vivir, y la consciencia ecológica. Participando así en el cambio global planetario.

Recuadro

CONSTRUYENDO LA FELICIDAD INFANTIL PARA HUMANIZAR LA SOCIEDAD.

Junto a la reivindicación de cambios sociales y legales proponemos:

—Espacios familiares y educativos que confíen en la fuerza del instinto y la naturaleza humana, privando el placer sobre el deber y donde el niño pueda asumir sus responsabilidades de una forma suave, progresiva, desde la libertad.

—Embarazos deseados y partos sin violencia con la implicación cómplice de las parejas.

—Lactancias naturales, en función del ritmo del bebé, en ambientes familiares cooperativistas.

—Respetar las manifestaciones sexuales, aportando la información adecuada cuando se requiera.

—Potenciar  la comunicación directa y las manifestaciones lúdicas y creativas

—Escuelas donde la libertad solidaria ,la inteligencia emocional  y la convivencia ecológica sean sus principales señas de identidad

—Facilitar la toma de decisiones a partir de la experiencia elegida libremente, bajo previa advertencia de sus consecuencias.

—Hábitos cotidianos ecológicos y contacto con la naturaleza.

—Aceptación del adolescente con su “extraña” forma de comunicar y de actuar, necesaria para el afianzamiento de su diferencia y de su identidad.

La correspondencia completa entre Wilhelm Reich y Alexander Neill se publicó en 1981 en la editorial Farrar, Straus and Giroux, Nueva York, con el título Record of a Friendship.


Deja un comentario

Medicina Energética Infantil

MEDICINA ENERGÉTICA

Por Carlos Inza

No me creo eso de la buena salud de los niños de hoy.

Más bien siento inquietud y preocupación cuando pienso en ellos, porque les tocó nacer en una sociedad tan o más enferma que la de hace treinta o cuarenta años. No es necesario abundar en detalles, pero sí recordar que muchos millones de niños del mundo están condenados a la muerte prematura, la desnutrición o algún déficit importante de por vida. Muchos otros trabajarán desde pequeños o no tendrán acceso a ningún tipo de educación o futuro digno. Simplemente serán mano de obra barata y, a veces, correrán el riesgo de ser vendidos a familias más acomodadas que las de origen, utilizados como dadores de órganos para ricos o traficados como mercadería sexual para degenerados.

¿Y qué pasa con el resto, que no será la mayoría pero hace ruido como si lo fuera?

Están muy lejos del ideal de autorregulación humana. Al primer tonto resfrío probablemente reciban antibióticos porque “tienen placas en la garganta”, o un antiespasmódico porque sufren un dolor abdominal que las señoras del campo saben diagnosticar como empacho y curar sin ninguna medicación. Y seguramente, se perderán desde muy pequeños las ventajas defensivas de la fiebre gracias a la aspirina o similar para que madres y padres se tranquilicen y duerman sin culpa. Más adelante tendrán alergias, predominantemente respiratorias. O enuresis, o colitis o un pobre desarrollo físico, emocional o intelectual. O profundizarán la estupidez con videojuegos y nunca más serán auténticamente curiosos, comprometidos y valientes. ¡Y lo asombroso es que a nadie le parecerá asombroso!

Esta terrible epidemia se llama  peste emocional, y produce al típico ciudadano medio: superficial, sometido, egoísta, gris, frío, tonto y mediocre.

¿Cómo y cuándo aparece la peste emocional?

La orgonomía considera que la etapa de desarrollo personal en la cual el humano es afectado por el estrés y la agresión de cualquier tipo (física, química, biológica, emocional, social, económica) es relevante para entender la salud o la enfermedad de cada sujeto en particular. Cuanto antes se produce el daño, más importantes y temibles serán las consecuencias. Por ejemplo: las condiciones de la vida intrauterina son decisivas: si resultan adecuadas en cuanto a la nutrición (amor + alimento) el feto podrá nacer sin las lacras de la peor posibilidad: el autismo, la psicosis, el cáncer o las enfermedades degenerativas invalidantes. ¿Esto significa que inmediatamente aparecen los trastornos mencionados? No, esto depende de lo que acontece luego, de manera que esa posibilidad puede desarrollarse o no.

Y también postula que cuando la agresión es brutal y aparece durante la gestación, el resultado será una persona psicótica (no en el sentido psiquiátrico habitualmente utilizado), alguien cuya energía es mínima y mal distribuida ya que se encuentra totalmente bloqueada en los segmentos superiores: una persona que ha sido quebrada de raíz. Sobre esta característica se desarrollan, no sólo la psicosis, sino el cáncer (es una psicosis celular), el sida y otras graves enfermedades, como las degenerativas. Son hipo-orgonóticos (baja energía) y dis-orgonóticos (desequilibrada distribución). Reich y sus continuadores las denominaron biopatías primarias.

Si el momento de la crisis aparece durante el primer año de vida (amamantamiento), entonces asistiremos a la formación de una estructura borderline, que esconde un núcleo depresivo encubierto instalado por el estrés del miedo durante el período neonatal, desde el décimo día de vida hasta los 10 meses de edad. Son sujetos con su carga energética mal distribuida: disorgonóticos. Esto ocurre en neoplasias tratables, HIV positivo, diabetes, obesidad, alergia, una variedad de hipertensión, asma y artritis reumatoidea, entre otras. Constituyen las enfermedades somatopsicosomáticas o biopatías secundarias.

Luego tenemos las psiconeurosis como la gastritis, la úlcera, la angina de pecho, el infarto de miocardio, la colitis, la cistitis, la hipertrofia prostática o el mioma uterino. Son las enfermedades somato-psicológicas y corresponden a sujetos sin núcleo psicótico en los cuales el estrés del miedo aconteció durante la vida post-natal, desde la adquisición de la muscularidad intencional -en el noveno o décimo mes- hasta la pubertad. Suelen presentar una carga energética excesiva aunque mal distribuida: hiperorgonóticos disorgonóticos.

Luego, y en orden decreciente de gravedad, encontraremos a los neuróticos. Son personas sin núcleo psicótico, con miedo vivenciado desde la pubertad en adelante, con una carga energética adecuadamente distribuida, pero en exceso: son los hiperorgonóticos. Esta estructura caracterial es típica de las somatizaciones neuróticas.

Y por último los sujetos realmente sanos: maduros, con carga, distribución y circulación energética fisiológica. Son normo-orgonóticos y responden a lo que la orgonomía denomina carácter genital, pero como van las cosas en el mundo no hay que hacerse muchas ilusiones de pertenecer a esta soñada categoría. (¡Aunque sí pelearla para llegar lo más cerca posible!)

Si es que se acepta ésta dramática descripción del ser humano actual, es posible que estemos de acuerdo en que es necesario hacer algo importante por los chicos antes de que nazcan. Por ejemplo: limpiar el basurero físico y emocional en que se ha convertido el planeta y ayudar a las parejas para que puedan parir dignamente a sus hijos. ¿Pero qué hacemos con los que siguen naciendo o, simplemente, ya están instalados en el mundo desde hace un tiempo?

Posibilidades terapéuticas

La medicina energética no es magia, pero puede ayudar en una variedad de afecciones infantiles para las cuales la medicina oficial carece de respuesta adecuada o eficiente.

Lamentablemente son pocas, todavía, las personas que tienen buena información sobre estas posibilidades que ofrece la medicina energética en sus diferentes desarrollos como la acupuntura, la orgonomía, la oligoterapia y la homeopatía. Y, en general, tampoco es conocido el hecho de que los pequeños responden mejor y más rápido que los adultos a cualquiera de los tratamientos mencionados.

Existen dos ventajas importantes en los tratamientos realizados con medicina energética: una es que suelen producir una respuesta más eficiente y estable debido a su facilidad para llegar más profundo al origen del problema, donde no falla la coexistencia emocional y biológica (¡la energía es la fuente de los dos lados del ser!). La otra ventaja es que no son agresivos, ya que carecen de efectos secundarios, lo cual no es poca ventaja cuando se repara en la toxicidad cada día más alarmante de los medicamentos alopáticos, cuya costumbre es actuar en estilo rápido, superficial, incompleto y peligroso.

Tiene que quedar claro el objetivo de las terapias energéticas en el campo de la pediatría: no se trata sólo de evitar los síntomas, sino de ayudar a crecer alejando la posibilidad de instalarse en alguna de las opciones más peligrosas que describe la orgonomía, especialmente el terreno psicótico y el borderline. Tal vez así se despeje el camino y mejore el horizonte de posibilidades  para cada niño enfermo o supuestamente sano (los que no “presentan” síntomas). Parecerá raro que exista relación entre cualquiera de las afecciones infantiles tratables con medicina energética y las distintas estructuras caracteriales, pero es lo que sucede en la realidad. La posible curación de cualquiera de las “afecciones de la infancia” conlleva un mejoramiento de la estructura caracterial que las soporta, ya que entre psique y soma las relaciones son íntimas, complementarias, simultáneas e interdependientes. Y cuando aquí se habla de carácter se lo entiende en sentido psicofísico.

Es cosa de todos los días, especialmente en los niños, presenciar cambios emocionales al tiempo que se producen mejorías biológicas. Es que no hay dos personas, una “física” y otra “psíquica”: sólo existe una y la tendencia a la escisión entre ambas es lo que consolida y profundiza la enfermedad. En algún momento es necesario pensar acerca del futuro de nuestros hijos con más profundidad que la urgencia del momento, y plantearse que la persistencia de algún problema durante la infancia necesariamente ocasionará limitaciones o impedimentos en la adultez. Justamente, la tarea de prevenir y anticiparse es propia de adultos, porque a los chicos les toca vivir sólo el presente y a nosotros actuar con la inteligencia necesaria como para que su futuro implique un presente que honre a la vida.

Indicaciones de la medicina energética

Su utilización es factible desde edades muy tempranas, si bien lo deseable es comenzar en los estadios embrionario y fetal (durante el embarazo), cuestión que merece otro artículo. Pero por ahora veamos qué puede hacerse a partir del nacimiento, aunque antes de ello la medicina energética regala una sorpresa inesperada: ¡con ella pueden corregirse las posiciones fetales inadecuadas durante el tramo final del embarazo!

Es bueno saber que el tratamiento de acupuntura en los niños no requiere agujas, ya que para estimular los puntos puede utilizarse ultrasonido, láser o infrarrojo. Y también pueden dejarse durante varios días pequeñas semillas recubiertas con adhesivo. Estos dos procedimientos son de gran eficacia y permiten reemplazar a las agujas, un viejo cuco de la acupuntura que ahuyenta precozmente a muchas personas y personitas.

Durante los primeros meses y años de la vida es frecuente la aparición de trastornos linfáticos (amígdalas, adenoides, oído medio, etc.), respiratorios (rinitis, sinusitis, faringitis, traqueítis, bronquitis) y digestivos (básicamente diarrea y estreñimiento). Cualquiera de estas afecciones puede cursar junto con fiebre, y allí aparece el primer problema: inmediatamente los padres entran en pánico y “cortan la fiebre”, habitualmente con la complicidad del pediatra, el farmacéutico o el kiosquero (el que llegue primero para opinar). Así privan al niño o lactante de un fantástico ejercicio defensivo, privación que habitualmente se complementa con antibióticos, casi siempre mal indicados. Es importante entender que, en la gran mayoría de los casos, estos medicamentos no son útiles para el niño y sólo cumplen la función de aliviar la angustia de los padres, felices cuando ven que ya no se queja de dolor y la fiebre ha desaparecido. Sería justo, entonces, que sean los padres quienes consuman dicha medicación o alguna otra, posiblemente algún psicofármaco. Casi nadie suele pensar que ejercitar el sistema defensivo (inmunológico), es lo mismo que practicar para seguir vivo y que negar ese derecho compromete seriamente el futuro de un ser humano. En un artículo casi mínimo es difícil profundizar acerca del “sentido” biológico y emocional de las enfermedades habituales en la infancia, de manera que seguimos adelante, aunque adeudando esa explicación. (Y también puede consultarse ¿Antibióticos + Aspirina = Sida?, un artículo de la web: http://www.acupuntura-orgon.com.ar/articulos1.htm#%C2%BFAspirina%20+%20Antibi%C3%B3tico%20=%20SIDA?)

Pues bien, los problemas linfáticos, respiratorios y digestivos son muy tratables con medicina energética, utilizando una combinación de acupuntura y homeopatía. Y lo son tanto en su fase aguda como en la crónica, cuando los otros tratamientos han fracasado y sólo queda la consabida administración quincenal o mensual de antibióticos. Pero hay cosas peores, por ejemplo el tratamiento del asma bronquial con corticoides y broncodilatadores. Más allá de la ignorancia que implica tratar con estas medicaciones la expresión funcional (alergia respiratoria) de un problema en los vínculos primarios, están las consecuencias de semejante agresión farmacológica a veces “complementada” con antibióticos cuando la dificultad respiratoria comienza con una bronquitis. En este caso, la medicina energética dispone de un buen arsenal compuesto por acupuntura, homeopatía, oligoelementos y gimnasia respiratoria.

¿Y qué decir de las urticarias y los eczemas que, como otros problemas de piel, los dermatólogos se obstinan en tapar para que nadie los vea si es que los anti-histamínicos no tienen éxito?

Otras áreas de acción poco conocidas están expresadas por la alta eficacia que alcanza esta medicina en variedad de enfermedades infecciosas para las cuales no existe una buena cura “en el mercado”. Por ejemplo la hepatitis, la gripe, la parotiditis (paperas), la meningitis, la disentería y otros cuadros diarreicos, la tos ferina (tos convulsa) y la erisipela.

¿Sabían ustedes que la acupuntura trabajada con calor en algunos pocos puntos (moxibustión) se basta para curar casi todos los casos de enuresis diurna o nocturna?

¿Y que es sumamente eficaz en epilepsia, otros cuadros convulsivos y esa vaguedad neurológica llamada disritmia?

Tampoco es conocida la eficacia de la acupuntura y la homeopatía (combinadas o no con la administración de oligoelementos) para tratar problemas de conducta y de aprendizaje.  Será curioso pero no inútil saber que la acupuntura ¡dispone de puntos específicos para mejorar el rendimiento en matemáticas! O sea: para cualquier disciplina que implique buena musculatura mental en lógica formal. Y en general, para trastornos del desarrollo normal de origen funcional.

Hablando de funcional, los espasmos de esófago, cardias, estómago e intestino suelen ceder, ya sea con acupuntura sola o combinándola con homeopatía.

Y, aunque siempre hay más para contar, no quiero olvidarme de una serie más bien surtida: la miopía infantil, los esguinces, la apendicitis (sí, apendicitis y en marco hospitalario, lo cual permite la opción de operar rápido si falla la terapia energética), los forúnculos, las epistaxis o hemorragias nasales, la anorexia y las secuelas de la poliomielitis, especialmente tratadas con craneopuntura.

En cuanto al aprendizaje: no es posible pedir puntos para geografía, biología o ciencias sociales porque no creo que existan. Y también porque el esfuerzo que termina en conocimiento produce salud, que de eso se trata.

 

 


Deja un comentario

Acupuntura del cielo I

MEDICINA ORGONÓMICA

Por Carlos Inza

El trabajo de regulación climática con los cloud-buster o rompe-nubes

 

Lo visible dura un verano y luego se marchita,

pero aquello que le dio vida se oculta bajo la tierra y allí vive,

inmutable, bajo la superficie de los eternos cambios.

 Lo que se ve es la flor y ésta perece. El rizoma permanece.

Carl G. Jung

Nota de mayo del 2015

El texto que sigue fue escrito en julio del 2010 y tuvo como objetivo exponer algunos trabajos climáticos realizados en los años anteriores con la metodología de la orgonomía reichiana. O sea: utilizando cloud-busters para regular o equilibrar el clima. El trabajo original de Reich puede consultarse en su libro CORE (Cosmic Orgone Engineering), del cual puedo suministrar una versión en castellano a quien le interese.

Me da un poco de ternura leer el comentario sobre los trabajos climáticos de diciembre 2007 a febrero 2008, y me producen ganas de decir algunas otras cosas, algo más.

Primero quiero contarles que Roberto Luna, mi colega que opera en Córdoba y yo, hemos desarrollado sendos cuadros de hipertensión arterial a lo largo de esta secuencia operativa que comenzó hace dos años y medio, a fines del 2005.

Cualquiera puede pensar, seguramente con razón, que el trabajo con los tubos no debe ser la única explicación para esa disfunción. Pero seguro que algo tiene que ver: hay antecedentes de tales hechos (y otros peores) entre quienes han intentado producir modificaciones climáticas a través de la metodología orgonómica.

Y no es raro: uno está expuesto a ingentes cantidades de energía que pasan desde la atmósfera a través de tubos, cables y zona operativa.

De manera que, hasta ahora, no es un trabajo inocuo aunque se tomen algunas precauciones que son de rigor como, por ejemplo, nunca tocar tubos ni cables con las manos desnudas o con cualquier otra parte del cuerpo.

Es que existe algo indudable, más allá de algunos síntomas de malestar pasajero durante la operación: hay un efecto de campo, difícil de mensurar en términos espaciales pero que ejerce una influencia definida y potente sobre quienes se encuentran dentro de ese campo operativo.

Qué lástima, ¿no?

Pero es así: mientras algunos miran y pueden darse el lujo de hacer comentarios irónicos y hasta psiquiátricos, otros arriesgan y pueden salir lastimados. Es la historia, es la vida, siempre fue así.

Personalmente tengo variada y larga experiencia en éstos asuntos raros, sospechosos y hasta subversivos, de manera que mucho no me preocupan (hasta me divierten, tal vez) en su aspecto ligado al impacto sobre mi propio campo, ¡salvo la inmensa cantidad de energía que se pone en movimiento y me pasa por todos lados!

Pero sí me impactan profundamente –hondo y sentido como un animal conmovido- en cuestiones relacionadas con el momento que estamos viviendo los humanos y con la legitimidad del trabajo climático.

Por qué, ¿con qué derecho uno se pone a hacer estos “exóticos experimentos”?

Tal vez ayude la ignorancia generalizada en este campo, o la suposición de que hay que estar bastante loco para intentar modificar el clima con un equipo que puede adquirirse en la ferretería del barrio por unos pocos pesos, como si el costo de un equipo estuviera relacionado con su eficacia.

Entonces, si alguien se enoja, se preocupa o simplemente es una víctima más de la plaga emocional, podría ser que la denuncia de algún aburrido se transforme en un paseo en ambulancia, más que un peligroso viaje en patrullero policial. ¡Y la inversa también es cierta: depende de cómo son el médico y el policía!

También cabe la posibilidad de enterarse e ignorar el asunto, metiéndolo en alguna carpeta de variado título: “idioteces”, “locuras delirantes”, “interesante pero por verificar”, “no me interesa”, “me interesa pero no me animo”, “peligroso, mejor que no lo hagan”, “es irresponsable y necesitan supervisión de alguna institución” o “para comunicar a los superiores”.

Se puede elegir tranquilamente entre las distintas opciones que ofrece el mercado.

Eso sí: ¡les puedo asegurar que no es un trabajo aburrido!

Ni siquiera es un trabajo de verdad porque nadie nos paga, pero es absolutamente apasionante, de eso sí pueden estar seguros.

Pero ahora está parado, por cuestiones de salud.

¿La hipertensión y sucedáneos?

Claro: no somos tan tontos, pero empiezo a sentir que también está parado por razones sanitarias, por razones de salud colectivas, por algo que tiene que ver con todos y no sólo con nosotros. Seguro que más adelante, en este mismo texto, podré explicarlo mejor.

Hay un pequeño detalle: después de dos años y medio y 48 cloudbustings (varios más sumando los de Córdoba), estoy seguro de que el método funciona. Efectivamente: ejerce variada influencia sobre el clima, dependiendo de la configuración climática al momento de las sesiones, la técnica utilizada y los objetivos de cada trabajo.

Es que se trata de una relación bastante parecida, aunque no igual, a la que se establece entre médico y paciente: Roberto y yo somos médicos y no es casual que nos hayamos metido en este asunto. Y en mi caso se parece bastante a lo que hago en el consultorio todos los días. Es más: estoy seguro que mi trabajo climático consiste en hacerle acupuntura al cielo, sólo que reemplazo las agujas por los tubos, pero la idea básica es la misma.

Y esto sí me parece importante aclarar: el objetivo es lograr un clima más equilibrado para conseguir una mejora del medio ambiente en el que vivimos. ¡No somos “fabricantes de lluvia”!

No estamos jugando para demostrar algún tipo particular de magia o poderes extraordinarios. Lo que realmente nos convoca a este trabajo es, simplemente, la necesidad de intentar aportar un poco de salud al desquiciamiento climático y atemperar lo difícil que es para la vida sobrevivir en estas condiciones. Nada más y nada menos.

Sin embargo, los trabajos con el cloud-buster (“rompenubes”) son conocidos por su efectividad para inducir lluvia si no hay, o incrementarla si es muy poca. Bueno, eso de decir “son conocidos” es casi una broma porque sólo un reducido grupo de personas en el mundo los conoce.

Y decir “mundo” para referirse a los humanos que habitamos el planeta Tierra es también una broma pesada y peligrosa: otra demostración de soberbia inaudita que puede terminar muy mal.

El asunto es que no usamos los tubos con la técnica “para hacer llover”, sino para romper el estancamiento y lograr lluvia de una manera indirecta, sólo como expresión necesaria de una situación de mayor equilibrio.

¡Pero claro que existe la técnica para hacer llover con los cloud-buster!

Y una cantidad de trabajos muy bien documentados sobre estas experiencias, especialmente los de Wilhelm Reich y James De Meo, que se pueden consultar en la web o bien en el libro “Wilhelm Reich y la modificación del clima” del investigador italiano Roberto Maglione.

Sea por lo que sea, nunca quise utilizar la técnica convencional para lograr lluvia en un área delimitada, pero al empezar con éstos trabajos, hace dos años y medio, necesitaba “una prueba de acción directa” para convencerme que todo esto no era mero delirio. Bueno, hace años que trabajo con acumuladores de energía orgón y los dor-buster, que son pequeños cloud-buster utilizados en medicina energética para limpiar y desbloquear la circulación de la energía. De manera que, al empezar el trabajo con el clima, los principios teóricos y la práctica nunca estuvieron en discusión para mí.

Tal vez una muy especial zona de mi corteza cerebral necesitaba la verificación de la que hablo, de manera que se la proporcioné.

¿Qué hice?

Fue muy simple: utilicé un simple dor-buster médico con un cable algo más largo, puse el extremo del cable en agua corriente y apunté a una nube, en cierto departamento de la calle Melián ubicado en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Hemisferio Sur, Planeta Tierra. ¿Qué tenía que pasar? Bueno, por algo “el aparato” se llama “rompenubes”: en un tiempo prudencial y fuera de toda sospecha (nube distinguible en un conjunto cercano e indiferencia de las no apuntadas, etc.) la nube tenía que deshacerse. Y exactamente eso es lo que ocurrió: la nube se deshizo en pocos minutos “delante de mis ojos”.

¿Casualidad, nube que quiere quedar bien conmigo como si fuera mi perro gaseoso, nube lectora de Reich que obedece al maestro?

No sé: ¡la nube se agujereó allí adónde apuntaba el tubo y luego desapareció!

Repetí lo mismo con otras dos, también para satisfacer a la misma región de mi cerebro y porque resultaba muy divertido hacerlo. Y sucedió lo mismo.

Varios años antes, cuando tiempo después de leer apasionadamente los libros de Reich resolví pasar a la acción y verificar la existencia y potencia de la energía orgón, había experimentado con un pequeño tubo acumulador sobre un canario. Y me asombró (tanto que esa bendita noche no pude dormir) su insólita reacción sometida a contraprueba: agitarse como loco en la jaula y pretender salir del encierro, pero quedarse quieto cuando lo apuntaba con un tubo de apariencia similar aunque sólo de cartón.  Éstos resultados me habían convencido tanto que, a partir de ese pequeño episodio fundador, dediqué mucho tiempo a seguir investigando y avanzando en la articulación entre acupuntura y orgonomía, que es la base de mi sistema médico.

Y estoy feliz: ese intento nunca me defraudó.

El episodio con la nube significó lo mismo respecto del trabajo climático y fue suficiente. Sólo repetí el juego de hacer desaparecer “mágicamente” una nube dos veces más: una en Lago Puelo y otra en Tortuguitas, siempre con el mismo resultado.

Se trata de una constatación que cualquiera de ustedes puede hacer, simplemente para verificar que no estamos hablando bajo el efecto de algún alucinógeno o, simplemente, mintiendo.

Simplemente mintiendo y evadiendo…es tan fácil, tan “natural” hacerlo, ¿no? Entiendo lo difícil que puede ser aceptar estos hechos, que no parecen tan naturales como mentir y evadirse. Es tan difícil como sacarse la cabeza que habitualmente uno tiene instalada en el chasis de origen y ponerse otra.

¿Cómo es posible lograr semejantes efectos con una tecnología que no cuesta millones y millones de dólares y con un procedimiento tan sencillo? ¿Será posible eludir una de las tantas tonterías sobre las que está montada la maquinaria del éxito y la aceptación social?

¿Puede uno enfrentar con éxito el lamentable espectáculo de circo sobre el que está basado el funcionamiento “legítimo” de los criterios de realidad oficialmente correctos?

Debe haber alguna equivocación, algún error.

Algo no funciona bien en todo este asunto tan loco, ¿o no, o sí?

Entonces es mejor pasar a otro tema, pero no es tan fácil (si es que me siguen leyendo) porque soy un poco testarudo y esto recién comienza.

Si es cierto que el procedimiento descripto es capaz de hacer desaparecer a una, varias o muchas señoras nubes del tamaño que quieran, ¿por qué razón no va a lograr producir otros efectos sobre la atmósfera y, por lo tanto, sobre la configuración climática local, la que rodea a la zona operativa? ¡Ah, bueno!, me dijiste que puede eliminar nubes del cielo, pero hacer llover es otra cosa, algo muy distinto.

No, no es tan distinto. Las nubes desaparecen si apunto el tubo a su centro, pero si apunto al lado de la nube, entonces empieza a crecer cada vez más y si con ese aumento logro que se junten cada vez más nubes, es muy probable que finalmente llueva dentro de las 48 a 76 horas. Es cierto que existen otros factores climáticos que complican el objetivo, pero casi siempre llueve si se utiliza bien el método considerando las otras variables que juegan, especialmente los vientos y el centro de alta presión producido por “el efecto tubo”.

Sí, claro (¿?), pero ¿por qué razón, qué es lo que sucede?

¿Por qué “la ciencia” desconoce este asunto tan importante que no aparece en ningún lado ni es reconocido o anunciado por algún científico de “renombre”? A propósito, ¿por qué se dirá “renombre” para citar a alguien cuya voz es autorizada? Debe ser porqué alguien re-conocido (conocido más de una vez, mucho) necesita mucho nombre o debe cambiarlo por otro: re-nombre, el suyo sólo no basta para ser importante y, por lo tanto, “escuchado”.

Quédense tranquilos: por aquí disponemos de un solo nombre y apenas nos conocen, de manera que estamos en el mismo nivel y podemos conversar en paridad, casi democráticamente.

Y vayamos al punto, de una vez.

La razón por la cual esta técnica funciona se debe a su capacidad para aumentar o disminuir la concentración de orgón atmosférico, eso es todo: así de fácil, así de sencillo.

Orgón es el nombre que eligió Reich para re-bautizar a la misma energía que antes habían descripto los chinos, los indios, los griegos y una cantidad numerosísima de pueblos y culturas: la energía que anima a la vida (le da ánimo), la energía que llena el cosmos (éter). Sólo que logró estudiarla, demostrarla, concentrarla y utilizarla terapéuticamente: ése es el simple pero notable aporte de su trabajo.

Sí: “la energía”.

No es nada nuevo, pero no es la misma energía que, hasta ahora, ha estudiado, reconocido y descripto la ciencia oficial, nada más.

Es Wilhelm Reich no era simplemente un investigador cuyo laboratorio trabajaba para alguna poderosa corporación ¡que hubiera terminando patentando su descubrimiento! (una estupidez equivalente a registrar derechos exclusivos sobre el aire o el agua). Su poderoso pensamiento, su genio para unir asuntos diversos que aparentemente no tienen “relación” entre sí, le valió demasiados enemigos. Por ejemplo: se metió profundo con la sexualidad, con las religiones, con el poder.

Encontró que la causa más importante de la actual expansión de los desiertos físicos es el desierto emocional humano, o sea: su falta de contacto con la propia vida y con la de los demás vivientes, no sólo los humanos. Y que la causa esencial de las tiranías y sistemas en uso, anti-vida en general y anti-humanos en particular, reside en la dificultad del hombre para hacerse cargo de sí mismo, para hacerse dueño de su destino y no regalar su libertad a nada ni a nadie.

¡Demasiado como para no odiarlo, perseguirlo, prohibirlo, enjuiciarlo, condenarlo y meterlo hace cincuenta años en esa maldita cárcel donde no podía sobrevivir o simplemente fue asesinado!

Entonces, el gobierno de los Estados Unidos diseñó una ceremonia digna de la “Santa Inquisición”: quemaron sus trabajos, sus acumuladores de energía orgón y prohibieron la publicación de sus obras. Puede que eso les explique cuál es la razón por la cual es “desconocido” y carece de “renombre”. Simplemente, ¡trataron de borrarlo de la base de datos de la humanidad!

Luego volvió a entrar por la ventana de la “liberación sexual”, resucitado por los militantes del mayo francés junto a Marcuse, y sus aportes resultaron tan brillantes que la psicoterapia corporal y la bioenergética nacieron de ellos, sólo de una parte de ellos…

Ése era Reich, el tipo que se dio cuenta antes que nadie que el ser humano nace, vive y muere en una trampa fabricada por él mismo (cultural, no biológica) que lo mantiene preso e infeliz toda su vida.

¡Pero también advirtió que podemos salir de ella!

Todo bien, pero sigamos con este asunto de los tubos.

Resulta que es posible construir y utilizar “aparatos” o dispositivos que logran concentrar la energía orgón (acumuladores de energía) o disminuir su concentración (dor-buster y cloud-buster).

En términos genéricos y, sin entrar en detalles que no vienen al caso, los acumuladores se confeccionan alternando capas de metal y no-metal, y pueden tener variedad de diseños y apariencia.

En cambio los dispositivos destinados a extraer energía consisten en tubos de metal, abiertos en un extremo y unidos a un cable en el otro y cuyo extremo pelado se sumerge en agua corriente o en una extensión acuosa quieta pero abundante. El extremo abierto es el que se apoya sobre un punto de acupuntura (dor-buster) o se apunta al cielo (cloud-buster). En ambos casos se trata de variar la concentración de orgón para lograr efectos que tienden a equilibrar al sistema con clara intencionalidad terapéutica.

Pues bien, ésa fue la idea al comenzar a trabajar con el clima, exactamente la misma que en el trabajo médico de la acupuntura-orgón: equilibrar, curar, aliviar, poner en movimiento lo que está quieto, estancado, bloqueado, estimular la vida y alejar la muerte. Nada más que eso. Nada de magia ni de exhibición de “poderes sobrenaturales”, nada de actitudes para “tener poder” o sentirse otro dios de supermercado. Pero sí, claramente, manifestación de potencia, de la simple y elocuente potencia de la vida. ¿Qué parece tener un efecto “mágico”? Claro: es la magia de la vida, nada más.

Empecé con un simple dor-buster médico, luego uní a tres de ellos.

Y finalmente construí un cloud-buster similar a los que utilizaba Reich, al cual después agregué otros tubos de material y largo disímil debido a las exigencias de la investigación.

Por supuesto que influenciar a los sistemas climáticos, que de eso se trata para lograr efectos significativos, no es tan sencillo como el experimento de disolver una nube. Hacen falta otros conocimientos y bastante entrenamiento con la propia energía, pero mucho ayudó la experiencia de trabajo médico.

Entonces uno acepta con cierta sencillez y naturalidad los resultados del tratamiento, ¡que siempre implican una sensación de maravilla cuando se trabaja con energía! Y alivian la impresión de omnipotencia, que sólo resulta natural cuando uno (o los demás) creen que se está logrando un efecto “imposible” de conseguir salvo que se tenga el número de teléfono de dios o se reciba ayuda del diablo: pueden elegir por el mismo precio.

Pero, ¿tenemos derecho a trabajar con el clima, algo que nos envuelve a todos sin excepción sin que nadie lo haya pedido expresamente? ¿Y para qué, en caso de que constituya un derecho válido?

Es curioso que, aún los más escépticos, tengan una actitud de inquietud y preocupación acerca del trabajo con los cloud-busters. Es una actitud contradictoria: por un lado el proyecto en sí les parece un dislate, pero simultáneamente aconsejan cuidado, moderación, equilibrio, prudencia y el resto de las virtudes teologales.

No es nuevo: también sucedió lo mismo durante la etapa experimental con el uso de los acumuladores de orgón en seres humanos. Existían los mismos críticos, tanto los que comparten los fundamentos de la mirada reichiana como quienes la conocen superficialmente, la desechan fácilmente sin opinar o la ignoran desde alguna altura olímpica. En todos los casos me decían: ¡cuidado, es peligroso!

Creo que se imaginaban a una persona convertida en un globo inflado a presión con los acumuladores y a punto de reventar: una escena típicamente masoquista. Pero en realidad sólo quiero decir esto: ¡es demasiado raro y extremadamente curioso que alguien que descree de un método sienta temor por las consecuencias de su utilización! Tal vez no descrean tanto: sólo tienen mucho miedo, nada más.

Luego, y en poco tiempo, los acumuladores de orgón adaptados para ser utilizados en puntos de acupuntura demostraron ser un éxito de eficacia y sencillez, como debe ser una buena terapéutica. Después de veinte años de indicarlos a mis pacientes y usarlos personalmente (¡regla de oro en ética médica!) no tengo reportes de que a alguien le creciera un cuello de jirafa o una trompa de elefante, tampoco de que hayan  desarrollado tumores cancerosos ni cuadros esquizofrénicos debido a su utilización. Y mucho menos me enteré que lograran hacer estallar a alguien por el aire, con el consiguiente desparramo periodístico, policial y judicial. Pero lo más importante es que casi siempre demostraron funcionar: suelen producir un aumento de la cantidad de energía y mejorar su distribución, asuntos perceptibles por quién lo utiliza y visibles para el que observa y compara.

La elección de haberlos investigado y utilizado en un marco de trabajo más bien silencioso fue determinante. De haber aparecido un sólo periodista para hacer alguna tonta nota sobre “el dispositivo mágico que produce energía”, todo se hubiera arruinado. Es interesante escuchar cómo los llama cada persona que los utiliza: batería, chip, espejito, ombligo biónico, “eso”, “el aparato”, “la pila”, “la cosa”, “el asunto” y todavía más, para delicia de psicoanalistas aficionados. ¡Pero casi nadie lo menciona por su nombre: acumulador de energía orgón!

Hacen bien: es demasiado conflictivo para el modelo vigente, tendrían que revisar su “sistema de creencias”, sus paradigmas indiscutibles. ¡Es que resulta inconcebible que plegar en zigzag una simple tira de acero y otra de plástico pueda lograr semejantes efectos! Lo usan porque así se sienten mejor y listo.

Y volviendo al origen, al “asunto tubos”: no veo diferencias entre la sencillez de ambos dispositivos, que pueden armarse por unos pocos pesos utilizando elementos corrientes, fáciles de conseguir. ¡Fue una liberación cambiar laboratorios por ferreterías, puedo asegurarles!

Ahora vuelven las mismas preguntas incisivas, obsesivas y pertinaces: ¿qué derecho tiene uno a intentar producir una modificación climática, por qué razón el método es desconocido si ha demostrado ser eficaz para lograr lluvia incluso en los desiertos y, finalmente, qué hacer con  éste proyecto?

Mirando un poco lo que está pasando con el clima en el planeta podría decirse que uno tiene, no sólo el derecho sino hasta la obligación de utilizar un método que puede demostrar su eficacia para intentar mejorarlo: hay demasiado desequilibrio “entre el cielo y la tierra”. Demasiada sequía, demasiado calor o frío, demasiada variada extinción y extrema necesidad de acciones que funcionen para favorecer la emergencia de condiciones sustentadoras de vida. Y esto es, sencillamente, porque hay demasiada muerte en el aire, el agua y la tierra. La muerte tiene demasiado éxito en estos tiempos y el futuro ha dejado de ser una esperanza para transformarse en un espacio de temor, castigo e incertidumbre. Entonces hay que hacer algo simple, algo elemental que sabe hacer cualquier planta, bacteria o animal: pelear por la supervivencia.

Uno se pregunta si podremos volver a ser animales decentes, seres aptos para vivir y dejar vivir. Si aprenderemos otra vez, como seguramente sabíamos antaño, que “la vida es una cooperativa” y no una estúpida historia de competencia feroz para obtener “poder” sojuzgando, oprimiendo y asesinando. No hay respuesta, pero sí una fuerte apuesta, una esperanza.

¿Quiénes podrían hacer “algo” para evitar la hecatombe?, uno se pregunta, un poco azorado por las noticias cada vez más alarmantes acerca del futuro cercano. ¿Acaso los variados poderes que comandan la misma civilización que nos ha puesto al borde de la extinción?

Cualquier trabajo debe evaluarse por sus consecuencias. Y en el caso del clima se necesita tiempo, bastante tiempo para estar seguros de que estamos usando una metodología fiable, simple y eficiente. Pero: ¿hay tiempo, tenemos el tiempo suficiente como para seguir un protocolo estándar de investigación? Y además: ¿son fiables quienes deberían emitir una opinión “autorizada”, son verdaderamente independientes de criterio, son libres para opinar? La respuesta es no, de manera que es mejor seguir adelante y confiar en que el método podrá masificarse y ser bien utilizado.

Tal vez el cloudbusting sea, también, un desafío para “el sentido común”. Pero no en el aspecto tipo: “la idea es demasiado loca para que sea cierta” o “hacen falta muchos cambios en el paradigma vigente para que pueda ser aceptada”. Sentido común aquí significa lo siguiente: si un método es capaz de “hacer llover” o, menos pretenciosamente, “coincidir con la aparición de lluvia” ocho veces de cada diez intentos, y todas ellas contra los pronósticos de cualquier servicio meteorológico, entonces “sentido común” parece esto: “es muy probable que sea un método acertado”. ¿Qué otra cosa puede querer decir “sentido común”, entonces?

Y si alguien dice que en ciencia no existe nada parecido a “sentido común”, y que los teólogos de la razón se niegan a considerar seriamente el sentido de esa expresión, entonces habrá que revisar la validez de los supuestos que fundamentan esta ciencia en sí misma, porque de ser así se trataría de una actividad enfrentada con el instinto más claro y más preciado por los seres vivos: la supervivencia.

Las razones no son tan raras, tan difíciles de comprender: es medio una cuestión de poder (la ciencia real no es aséptica, depende de quiénes la financian) y medio un problema de patología gremial, porque los científicos reales de carne y hueso no son seres excepcionalmente sanos: están tan o más acorazados que el promedio de la sociedad. Son habitualmente incapaces de mirar la realidad sin prejuicios y desde su propia libertad de investigador, ¡un requisito que sólo figura en pomposas declaraciones! Y están atados a infinidad de cláusulas y reglamentos sin cuya estricta observancia no pueden pertenecer al club que les da continencia y salario. Y en general se abstienen de opinar, de arriesgar una disidencia con sus jefes y patrones: la bibliografía que citan tiene que ser más importante que sus propias conclusiones porque de otra manera el trabajo “no es serio” y se transforma en inaceptable para los estatutos del club.

Sí: es otro caso de dependencia emocional, es la necesidad de sentirse amparado y protegido a cualquier precio. Es el contrato de Fausto otra vez, siempre y con tal de no correr el riesgo de vivir ejerciendo la propia libertad, ésa misma que te puede dejar irremisiblemente solo y en peligro. ¿Pueden ellos opinar, están en condiciones de emitir una opinión libre acerca de la energía orgón, de los acumuladores de energía y de los tubos enfilados al cielo? Otra vez la respuesta es no: no pueden, no están en condiciones de hacerlo. Y si no, miren las cosas que pasan en medicina con la utilización de métodos tradicionales consagrados por su eficacia pero negados, condenados y combatidos por la medicina “oficial”.

Tienen un buen ejemplo con “el empacho”, que infinidad de sanadoras con experiencia saben diagnosticar y tratar. Pero como no figura en la lista de las enfermedades oficialmente admitidas no existe y, por lo tanto, no se puede tratar. Estas actitudes son demasiado para la paciencia: ¡negar algo porque no lo entiendo es típico de idiotas! Medicina oficial significa lo que “hay que creer”: una cuestión de fe, un

problema teológico. Así uno es reconocido, admitido en la lista de los tontos con registro. Y eso rige para todos los integrantes de una sociedad incluidos sus científicos, los nuevos sacerdotes.

(Continuará)