Medicina Energética y Otras Yerbas

Revista sobre salud, cuerpo, energía, sociedad y hasta orgonomía…

Algunas razones para una terapia reichiana

2 comentarios

Psicología Corporal

Colaboración de Maria Cristina Joss

De la vegetoterapia caráctero-analítica, elaborada por Wilhelm Reich, se desprendieron varias metodologías gracias al empeño y la práctica de diversos discípulos, razón por la cual no sería correcto considerarla como la única terapia reichiana válida.  Sin embargo, no puede negarse que se trata de la más directa herencia dejada por Wilhelm Reich en el área de la clínica.

Reich mismo, en efecto, en “La Función del Orgasmo” (1942) expone de qué manera  se fueron desarrollando su teoría y su practica en una constante relación dialéctica, de retroalimentación, con ratificaciones y rectificaciones. A través de un proceso de elaboración coherente su labor con los pacientes fue transformándose desde el primitivo psicoanálisis, pasando por el análisis del carácter, la vegetoterapia caráctero-analítica, hasta la orgonterapia, disciplina que abarca las etapas anteriores y las profundiza.

Miremos más atentamente al ser humano, a nosotros mismos, y  confirmaremos junto con Reich que psique y soma representan una unidad que en la actualidad social es reconocida solo superficialmente.

La palabra es privilegiada. El “verbo” que nos produce y nos contiene, en su integridad, sin embargo no nos alcanza, para decirnos al otro. No nos alcanza para decirnos a nosotros mismos.

Lo intraducible está en nuestras células, en nuestro cuerpo.

Está expresado y gobernado por el sistema nervioso autónomo.

Las emociones nos dicen, se nos escapan, hablan, gritan, nos delatan.

Y de ahí, de la observación clínica de las emociones inscriptas en nuestro carácter, nuestros músculos, nuestras expresiones, nuestras humanas contradicciones, nació el atrevido abordaje de W.Reich: la tarea de conectarse con las expresiones del ser,  locuaces para quien desea escuchar, mudas para quien sólo prefiere ver un cuerpo llevándose puesta una persona. El cuerpo es la persona, la dice, la proclama y la disimula a la vez,  a través de corazas tan familiares que resultan invisibles. Son nuestros caracteres, nuestros mecanismos de defensa, nuestras usuales patologías. Usuales hasta traducirse, en gran parte y con resignación, en conductas socialmente aceptadas. Naturalizadas. Si estamos rígidos, si evitamos sentir, si evitamos las emociones, es por necesidad de sobrevivir en la jungla a la que pertenecemos.

“La restauración de la motilidad bio-psíquica por medio de la disolución de las rigideces (“acorazamientos”) del carácter y de la musculatura” * fue y es el principio de la orgonterapia caractero- analítica según las palabras mismas de Reich.

Indispensable esto,  para poder volver entonces a la raíz de nuestro sentir: objetivo fundamental de una terapia que se quiera considerar de matriz reichiana.

images (24)

En el desarrollo que el orgonterapeuta italiano Francesco Dragotto elaboró a partir de la metodología sistematizada por Federico Navarro, la vegetoterapia caráctero-analítica nos invita a penetrar cada vez más, y sutilmente, a través de los estratos de nuestros acorazamientos. Lo que buscamos es despertar la pulsión vital en el centro neurálgico: a veces logramos percibirla en el eje de nuestra columna vertebral, en la respiración, en la mayor disposición a abrirse por parte de nuestros sentidos.

La pulsación, que Reich nos enseñó a reconocer cómo dinamismo vital de la unidad del funcionamiento psíquico y somático, posee la función biológica de producir dos movimientos iguales y contrarios, complementarios, dialécticos: la expansión y la contracción.  En condiciones ideales nos permitirían lograr una funcionalidad equilibrada, mayor plasticidad, capacidad de contacto.

Pero si observamos al ser humano como a un “campo energético” pulsátil, pronto veremos que esa pulsación equilibrada entre contracción y expansión, es muy difícil de lograr.

En la realidad, por razones históricas que se hicieron “naturalmente aceptadas”, la mayor parte de nosotros, como  “campos” que somos, no logramos ser tan equilibrados, prevaleciendo en menor o mayor medida una de las dos direcciones del movimiento pulsátil.  Cuando predomina la dirección centrífuga (expansión), se pueden generar  patologías donde el yo pierde el sentido del contacto con el límite. En la predominancia de la dirección centrípeta, la persistencia del movimiento contráctil genera caracteres extremadamente cerrados a la posibilidad de expresión.

Podríamos decir que en la sociedad en la que vivimos estos desequilibrios representen lo “natural”, o sea lo más común.

Encarar un proceso terapéutico desde esta perspectiva configura entonces un viaje de progresivo ablandamiento y atravesamiento de lo que llamamos coraza. “Acorazamiento” es un término más aceptable que “coraza”. No se refiere ya a una estructura inamovible, si no a esa dinámica que siempre subyace a la rigidez muda de las defensas, agarradas a nuestras ganas de vivir, ahogándolas. Cuanto más vital es ese deseo, más fuerte es la armadura que logra tejer para contener y castigar. Esa lucha muda estremece todo nuestro sentir. Y lo calla.

Tenemos que volver a los primeros latidos de nuestra posibilidad de sentir.

images (25)

Plantear un contrato terapéutico con esta metodología incluye entonces una propuesta de alianza entre terapeuta y paciente, en la cual el objetivo es justamente enfrentar y sostener ese atravesamiento.

Camino que es necesariamente somático, gracias a la ejecución de los conocidos actings de la vegetoterapia, pero de manera que estos puedan surgir como resultado de un trabajo previo de auto-percepción y registro de los que llamamos bloqueos. De ahí se originará un nuevo movimiento de apertura, bien desde adentro, y el consiguiente -y siempre gradual- ablandamiento de las rígidas estructuras que nos comprimen.

El abordaje no es directivo, autoritario, sino respetuoso del proceso individual propio de cada paciente, que es condicionado por los diferentes grados de impermeabilidad y resistencia de cada uno de los niveles del acorazamiento, psíquico y somático.

Cabe decir que el planteo reichiano fundamental, que implica el abordaje del  acorazamiento para su eventual desestructuración y reestructuración, resulta posiblemente un proyecto algo difícil de ser aceptado, en una sociedad donde la urgencia es la necesidad de adaptación.

Puede haber adaptación al medio sin renuncia?

Pichon Rivière, con un pensamiento y una práctica que fueron revolucionarios en su momento, supo indicar el camino de lo que él llamaba adaptación activa a la realidad.

Es este un interesante punto de contacto con el pensamiento reichiano, según mi opinión y experiencia, cuando considero que el objetivo en los dos casos fue y es aquel de favorecer el desarrollo de una capacidad humana de flexibilidad, apertura, ruptura de los estereotipos, en fin…transformación.

Igualmente revolucionarios, ambos paradigmas encuentran difícil acogida en un sistema social donde es muy grande el temor, la resistencia al cambio que bien analizó Pichon Rivière, y que en una lectura reichiana podríamos acercar al concepto de “peste  psíquica”.

Con esta expresión, Reich se refería a la contagiosa disposición del hombre a cerrarse frente a las manifestaciones más vitales, dominado por el miedo, que produce en él formas estereotipadas de ser y conducirse. Con su análisis desarrollado sobre todo en “Psicología de masas del fascismo”, W.Reich demuestra cómo la raíz de una patológica rigidez reside justamente en la formación de un carácter extremadamente reprimido y “resistente” a la naturaleza dialéctica de la existencia humana.

Muy bien agarrados estamos, a nuestras corazas!

“Mejor un tirano conocido! Uno nuevo…siempre será peor que su predecesor!” decía la viejita de Siracusa, deseando larga vida a Diógenes, el tirano.

Y así el status quo sigue siendo la solución preferida, demostrando una vez más que esa peste psíquica, tóxica y contaminante, de la cual hablaba Reich, está entre nosotros.

El desafío es desarraigarla!

Utopía?

Si a la palabra utopía la sustituimos por el término proyecto, es posible que con el tiempo algún pequeño paso nos lleve lejos.

El carácter genital descripto por Reich, el más saludable, aquel del hombre evolucionado que vive en nombre “del amor, el trabajo y el conocimiento”, todavía no está entre nosotros.

Pero puede ser nuestro proyecto.

 *W.Reich, “La Función del Orgasmo”, Paidós, pag.17

Maria Cristina Joos

Italiana, vive en Buenos Aires, Argentina.

Es doctora en Psicología (Università La Sapienza di Roma), psicoterapeuta individual y grupal, vegetoterapeuta, orgonterapeuta,

Miembro della “S.E.Or.” (Scuola Europea di Orgonomia), Miembro fundator y vicepresidente de la “Fundación de Orgonomía Dr. Wilhelm Reich” de Buenos Aires y psicóloga social (“Primera Escuela de Psicología Social Dr.E Pichon Rivière”, de Buenos Aires).

Ha sido secretaria de redacción de la revista “Energía, Carattere e Società” de la S.E.Or. de Roma y  conductora de programas radiales de cultura y divulgación científica  de la RAI, Radiotelevisione Italiana.

Es pintora y ha coordinado grupos de promoción de salud aplicada al fenómeno artístico.

Creó y coordina en todo el territorio nacional los grupos de reflexión sobre los orígines RADIX.

e-mail: cristjoos@gmail.com

Anuncios

Autor: medicinaenergeticayotrasyerbas

Revista sobre Salud, medicina energética, psicoterapias, critica social, prevención y profilaxis desde una perspectiva de la orgonomia desarrolla por Wilhelm Reich.

2 pensamientos en “Algunas razones para una terapia reichiana

  1. Me parece que en este texto se evita el tema de la sexualidad, como la economia sexual base fundamental del pensamiento recichiano, tampoco se habla de la estasis sexual que origina los “acorazamientos”, ni de la angustia del orgasmo. Al no topar estos temas (puede ser por resistencias, represiones) se esta perdiendo la teoria original de Wilhelm Reich.

    Me gusta

    • Respuesta de la autora que corroboramos completamente: saludos.
      En el artículo se aborda especialmente el desarrollo metodológico de la terapia reichiana.
      El objetivo de la vegetoterapia caráctero-analítica / orgonterapia es aquel de ir desbloqueando sistemáticamente los siete niveles que Reich describió: ojos, boca, cuello, tórax, diafragma, abdomen, pelvis, sedes de los bloqueos que se van generando y sumando desde la vida intrauterina en adelante. En esta metodología se utilizan pequeños movimientos neuro-musculares (actings), que el terapeuta va indicando. Este orden no es casual, porque, cómo Reich mismo observa y afirma, para restablecer el flujo energético, es necesario abrirle el camino gradualmente, en dirección céfalo-caudal.
      Claro está que cuando hablamos de restablecer “la motilidad biopsíquica” , esto incluye (y supera) la adquisición de una sana funcionalidad orgástica: se refiere a un desbloqueo más general, una vez que se ha logrado llegar a trabajar el séptimo nivel: la pelvis.
      Según “la teoría de la economía sexual”… “la salud psíquica depende de la potencia orgástica, o sea, de la capacidad de entrega en el acmé de excitación sexual … Su fundamento es la actitud caracterológica no-neurótica de la capacidad de amar.”
      Por lo tanto, el orgasmo puede ser considerado como un objetivo del proceso terapéutico en función de una vida sexual sana, no el medio a través del cual lograrla.
      En cuanto a la fórmula del orgasmo, que guió la investigación económico-sexual de W.Reich: “esta demostró ser la fórmula del funcionamiento vital en general….”. Y bien lo sintetiza el paradigma reichiano: “el amor, el trabajo y el conocimiento son los manantiales de nuestra vida. También deberían gobernarla”.
      Tratamos de encontrar un camino que nos lleve a este ambicioso logro.
      (todas la citas son de “La función del orgasmo” de W.Reich)
      Cristina Joos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s