Medicina Energética y Otras Yerbas

Revista sobre salud, cuerpo, energía, sociedad y hasta orgonomía…

¡Hola, Wilhelm Reich!

Deja un comentario

Fue en esa época (1983) cuando me encontré cara a cara con Wilhelm Reich, aunque las historias dicen que murió en 1957. Tenía un confuso recuerdo, de esos que son tan frecuentes: uno sabe que leyó o escuchó hablar de alguien pero no recuerda con exactitud cómo ni cuándo.

Después pude situar mi vago recuerdo: ¡estaba en el primer libro de acupuntura que estudié!  Lo citaba David Sussman, casi como al pasar, en las primeras páginas de Acupuntura: teoría y práctica,  junto con el símbolo de la orgonomía.

Esta mención no era producto de la casualidad: después leí una nota que el mismo autor había publicado en una revista de acupuntura con este muy sugestivo título: “¿Podemos los acupuntores renunciar a una concepción generalizada de la energía?”, todo un desafío para quienes estábamos comenzando a transitar por este camino. Y varios años después conocí en México a una mujer que había sido tratada por Sussman en un acumulador de orgón, de manera que este verdadero maestro de la acupuntura argentina había llegado bastante lejos en su investigación sobre la energía, en una época en la que los trabajos de Reich eran desconocidos en la Argentina.

 Ahora no logro recordar como pude dar con el primer libro de Reich que encontré: La Función del Orgasmo. Pero sí tengo muy claro cuándo y dónde lo leí con la emoción de haber dado con algo que necesitaba tanto como el amor, el fútbol y la esperanza: fue a mediados de 1983, en una casa de campo que habíamos alquilado en Ocotepec -un pueblito cercano a Cuernavaca-, para pasar las vacaciones.

 Esto fue otra revolución en mi vida. Reich era brillante, simple y profundo desde la primera página. Ahora me alegro de haberlo encontrado en ése momento de mi vida y no antes porque después, a lo largo de todos estos años, conocí gente que lo había leído en la adolescencia y tenía un recuerdo sumamente fragmentado de su obra: sólo recordaban La Revolución Sexual y la fuerte posición de su autor en favor de una de una vida sexual sana, pero desconocían los profundos motivos de esta defensa y otros aspectos sumamente importantes de su trabajo, de manera que lo habían olvidado con bastante facilidad. Si bien lo recordaban con cariño, me parece que Reich les parecía ingenuo y un poco loco, de manera que les venía muy bien para cubrir parte de los sueños que soñaban durante su juventud.

 Así como las escuelas de electroacupuntura japonesa y alemana habían cubierto un vacío importante en la búsqueda que me unía a la acupuntura, lo mismo ocurrió con la Orgonomía de Reich. Desde el comienzo tuve la fuerte sensación de que mi barquito estaba navegando aguas profundas y decisivas para este viaje: el paisaje era extraordinariamente bello, allí las auroras boreales se daban la mano con aquellos amaneceres en el Caribe, la Vida parecía un espectáculo único, las cuestiones “del alma” y las “del cuerpo” podían verse realmente JUNTAS e inseparables del ambiente físico, biológico, social, económico, político y cultural donde concretamente se “producían”. Y todo este espectáculo deslumbrante y sobrecogedor se contemplaba desde el mundo de la Energía…

 ¡Era demasiado bello y preciso en función de mi navegación!

Nunca más rectifiqué el rumbo del viaje, algo que irónicamente los marinos conocen como “derrota” (¡de ahí: derrotero!).  Sigo tratando de avistar ese lugar todos los días -con variado éxito- porque no solo tiene una estrecha relación con el itinerario del viaje que ya ni recuerdo cuando comenzó: también está íntimamente vinculado con la posibilidad de acceder a mi propia felicidad.

 ¿Porqué razón me conmocionó tanto conocer la obra de Reich?

El primer impacto fue leerlo, porque su escritura es muy peculiar: produce la sensación de que sus palabras acceden a lo más profundo del ser, al tiempo que remueve parte de la energía estancada. ¡Es una experiencia terapéutica en sí misma, ya que su sola lectura hace circular la energía del lector!

 Pero la razón más importante de mi deslumbramiento tiene que ver justamente con su visión de la energía: en él, ésta no es una mera hipótesis de trabajo sino una fuerza biofísica que puede demostrarse por medio de la investigación científica, al mismo tiempo que es factible concentrarla y utilizarla con fines terapéuticos. Es lo que le faltaba a la acupuntura para demostrar la validez general de sus planteos.

 Por otra parte, resultaba claro que los disturbios de su circulación podían explicar coherentemente no sólo las alteraciones que ahora estudiamos en las estructuras de carácter individual desde una perspectiva unitaria (cuerpo/psique), sino también las de carácter social y cultural que son su fundamento. ¡Por fin cerraban las inevitables relaciones entre las esferas socio-política e individual, pasando por la de los grupos en los que concretamente vivimos!

 Ahora podía entender mis propias experiencias personales, grupales y sociales. Y especialmente la gran pregunta -lacerante interrogación- de cualquier militante de una causa que pretendió dar vuelta la historia: ¿Porqué la gran mayoría posee una mediocre identidad de sometido, y cuál es la razón por la cual las revoluciones fracasan aunque “tomen el poder”?

Muchas de las respuestas pueden leerse en Psicología de masas del fascismo,  un brillante análisis de la base caracterológica social que fundamenta el desarrollo del pensamiento y la práctica fascistas. Me pareció sorprendente que una idea tan lúcida y plausible no se le hubiera ocurrido a nadie.

En realidad existe un antecedente en los anales de las discusiones entre revolucionarios: es la famosa cuestión de la “conciencia de clase”, pero ésta es -después de leer el libro citado- apenas una introducción al problema. ¡Debe, necesariamente, existir un alto grado de coherencia entre las estructuras de carácter individual y su “promedio” expresado a nivel social!

 Es casi elemental, y sin embargo no ha sido todavía seriamente considerado por ninguna fuerza social con objetivos progresistas, a fin de entender en profundidad el juego que se está jugando. Si existe algo utópico, en el sentido de imposible, es pretender revolucionar las superestructuras sociales sin intentar lo mismo con la infraestructura caracterial social promedio que la fundamenta. Pero claro, es imposible resolver un problema cuando se ignora su existencia…

 Carlos Inza

 

 

Anuncios

Autor: medicinaenergeticayotrasyerbas

Revista sobre Salud, medicina energética, psicoterapias, critica social, prevención y profilaxis desde una perspectiva de la orgonomia desarrolla por Wilhelm Reich.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s